martes, diciembre 29, 2015

Internet como herramienta de autoencierro

Uno de los grandes enigmas de nuestro tiempo:
la alianza entre la izquierda occidental y el islamismo.
Quizás ningún otro hecho político actual
demuestra mejor el fenómeno del autoencierro informativo


Nota originalmente posteada en Facebook


Alucino en technicolor, sensurround y 3D por lo que sigo leyendo en el ámbito kirchnerista-chavista-podemista-islamista, o sea, en el ámbito anti-occidental. Es que raya en la locura!!!

Siempre pensé que la llegada de la era de la información haría que las personas - por fin!!! - tendrían la libertad de informarse de todas las fuentes a su antojo, con el sólo límite de su sed de conocimientos, de su sed de verdad.

En esta generosa y también podrida Internet todos tenemos libertad para saltar de página en página, de versión en versión cual alegres pajaritos. Podemos entrar en el diario de izquierda, de derecha, de arriba y de abajo, y tenemos la libertad de preguntar, reputear, trollear, o leer silenciosamente.

En mi optimismo futurista, lo que no imaginaba es que habrían muchas personas que despreciarían este imponente avance de la humanidad surgido de las oscuras entrañas imperialistas. A los que teníamos que recurrir a las misérrimas bibliotecas de los países sudamericanos, a los viejos libros rígidamente controlados por dictaduras de corte diverso, este invento capitalista nos parece un regalo de los dioses, un viento donde se hallan las voces de todo el mundo.

Pero lo que estoy viendo es que la gente ELIGE lo que quiere leer, y se queda en su burbuja junto a otros como ellos. Por ejemplo, eligen un viaje islamista o castrista. No leerán nada más que sitios de esas ideologías y despreciarán todo lo demás. O sea, tienen el mismo mecanismo sectario que siempre existió, sólo que antes pasaban de largo por sobre uno, dos, tres amigos que le aconsajaban y discutían, o sobre una docena de libros, o sobre 2 o 3 diarios, radios... ahora pasan por arriba de MILLONES de páginas web en todos los idiomas, que van desde humildes usuarios hasta diarios respetables, canales de TV internacionales, foros, todas las bibliotecas del mundo, en fin...

Cuando ves a un chavista defender a su régimen mientras sus capos se llenan de oro y los sobrinos de esos mismos capo mafia caen presos en el Caribe con 800 kg de cocaína... quedás lívido.
Cuando ves a los de Podemos hablar "democráticamente" cuando tan sólo hace un par de años ensalzaban la violencia más retrógrada (onda pegarle a un policía caído, o elogiando a ETA) quedás petrificado.
Cuando escuchás a quienes no creen que Argentina quedó al borde de la quiebra, cual provincia de Santa Cruz, luego de laaargos años de régimen peronista, y tampoco creen que este rumbo terminaba en Venezuela sino en una especie de paraíso socialista perfecto, quedás con sarpullido mental.

¿Qué es lo que está pasando?
Cuando yo quiero saber algo me leo todo: voy a los diarios de un bando y de otro, miro el estado general, psíquico y emocional en que se encuentran unos y otros, analizo detalladamente los argumentos de unos y otros.

¿Es esto tan difícil de hacer? ¿Qué es lo que está fallando?
Es como si Internet sirviera ahora justamente para lo contrario, para encerrar más aún a un gran número de personas en su propia ilusión.

Por suerte también existen muchos que hacen lo que yo, esto es, leer todas las versiones, no sólo lo que quiero leer para afirmar lo que quiero creer.
Si no fuera por este otro grupo de gente, lo cierto es que más valdría cerrar Internet ahora mismo.

Tengo muchos amigos/conocidos kirchneristas, algunos podemistas, uno que otro simpatizante del chavismo y - por suerte!!! - ninguno islamista, y a ellos les digo, por favor, piensen por un rato sobre este punto, tranquilícense y analicen las cosas con paciencia y frialdad; en Internet tienen TODAS las puertas abiertas. Usen el Google Translator, recurran a los hechos, a las cifras, créanles a los organismos internacionales aunque sea un poquito.

Las recientes votaciones en Venezuela, Argentina y Francia (que impidieron la llegada de la ultraderecha al poder) son buenas señales y quizás Internet y esta libertad hayan tenido algo que ver, pero la situación de España, en este momento algo parecida a la de Portugal, le hace pensar a uno que ese peligro de la auto-ilusión aún no ha pasado y hasta podría hacer que este país ancestral cayera de nuevo en manos de quienes ven a Occidente como algo peligroso e indeseable.

A todo esto, si leíste hasta aquí, sos un héroe, o por lo menos, ya tenés un muy buen síntoma.

2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo!!
    Lo que yo me pregunto es de dónde surge psicológicamente este empecinamiento. Mi sensación es que hay un alto porcentaje de gente que saca su autoestima de considerar “fachas” a los demás.
    -Sin ir más lejos a usted mismo, por el hecho de criticar al castrismo y al chavismo, ya puede haber personas que lo consideren “facha”. (Así de simples pueden llegar a ser las cosas, al menos en España)-
    Yo no he conocido a ningún comunista que realmente aspire a repartir lo suyo con los que tienen menos. Tampoco veo que renuncien a ninguna de las ventajas de vivir en una sociedad de consumo y en un sistema capitalista. Por lo que yo he visto, ser comunista, o podemita, o incluso socialista, tiene más que ver con el deseo de creerse mejor que los “fachas”, que para ellos son como los zombis de “Walking dead” o los orcos de Tolkien, una especie de “mainstream” conformista y colaboracionista con el imperio del Mal en el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, tal como dice, ya he sido tachado de "facha" varias veces.
      En realidad me considero políticamente liberal, lo cual hace que las ideologías de extrema derecha me caigan tan mal como las de extrema izquierda, pero el liberalismo es un concepto harto difícil de comprender para las personas afines al concepto de poder sobre otros.

      La gente lucha más por perder su libertad que por ganarla, por más absurdo que parezca. Y en esa lucha por someterse a algún poder exterior que le ordene la vida, arrastra a muchos otros.

      Saludos

      Eliminar