NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

miércoles, noviembre 14, 2007

La Meditacion Global del 2007-11-13

El Ajillo del Monte florece en las lunas nuevas


Algunas veces las meditaciones globales especiales pasan sin que nada llame mucho la atención. Otras veces, pasan cosas inusuales. La razón porqué a veces sí y a veces no, es todo un misterio para mí.
Pero cuando pasan estas cosas inusuales me gusta reparar en ellas; no por una cuestión de "mirá que bárbaro" o "evidentemente, esto es una señal de mi progreso hacia la budeidad" sino porque creo que esos eventos extraños son reveladores por sí mismos: reveladores de la naturaleza oculta del Universo.
Muchas de las extrañas experiencias que suelen suceder en las meditaciones parecen dejar entrever a otro universo, sutil, atemporal y sin forma, que sin embargo tiene que ver con las dimensiones espacio-temporales a las que estamos acostumbrados.
Y donde ambas dimensiones se cruzan, curiosos eventos tienen lugar; en nuestro plano, esa intersección se manifiesta como coincidencias, "casualidades" muy fuera de lo normal, sucesos paranormales, y otras veces se manifiesta como fluidez, paz, alegría profunda.
Y parece ser que éste fue el suceso "raro" de la meditación de ayer: un estado de vacío y paz que anduvo siendo sentida por ahí, por muchas personas que tienen y que no tienen que ver con la meditación global, o el asunto de los uranianos, etc.

Así que, luego de recopilar algunos casos, decidí poner aquí algunos testimonios, comenzando por el mío.

Ayer desde muy temprano, o quizás desde la noche anterior, sentí todo el día un estado de "liviandad" y "vacío" (uso las comillas porque no son exactamente esas cosas, pero bueno... se aproximan)
Hoy es completamente diferente; el contraste es muy notorio. Ayer había una fluidez en todo sentido, tanto a nivel de eventos como de comunicación entre las personas. Durante la meditación en sí, ese estado se acentuó, y luego, por el resto del día, la sensación de "fluidez vacía" siguió bastante intensamente.

A la noche tuve un chat con una amiga que no tiene nada que ver con el esoterismo ni cosas parecidas; sin embargo, es sumamente sensible a las energías sutiles, como por ejemplo, las fases lunares. Por estas razones, le suelo dar importancia a lo que ella percibe. Además se expresa floridamente (C = ella, profesora)

M= olvidé avisarte que hoy era un día especial
M= como anduviste vos, que sos tan sensible a la luna?

C= uf
C= tuve raptos de una profundísima paz
C= y otros de una distracción horrorosa
C= lagunas totales en la mente
C= mientras daba clase!

M= mira vos
C= tuve que pedir disculpas
C= qué hubo?

M= vengo de escuchar la palabra "paz" y "vacio mental" de parte de A.T.
M= hace minutos
C= mirá vos!
M= a las 15 meditacion global por el paso mensual de la luna por el centro galáctico
C= ahh
M= www.galaxio.com/calendario-astrologico
M= a las 15 hubo meditacion global
M= y yo senti lo mismo, vacío
M= paz
C= ese fue el momento en que me sentí muy bien
C= si si
C= paz absoluta
M= mira vos!
C= sonrisa infinita y absurda!
C= pero después
C= mientras daba clases más tarde
C= de repente... nada !
C= cero absoluto en la cabeza!
C= desastre
C= jaja

M= jaj


Notable el efecto secundario amnésico que tuvo el "vacío" en ella...
Por su parte, A.T. - que es otro caso similar, ya que no lee nada de esoterismo pero es muy sensible - tuvo la siguiente experiencia durante sus 10 minutos de silencio:

Sentí una gran paz, y me quedé sin pensamientos
...como si no tuviera nada en la cabeza

...fue como si el viento pasara por mi cabeza

(Aquí, en San Marcos Sierra, en ese momento había un viento primaveral paradisíaco)

Tengo la impresión de que en esta meditación global pasó algo. Mañana publican los datos del Global Consciousness Project, lo analizaré, y lo añadiré a este mensaje, así como otros relatos que vayan llegando.

Estas cosas demuestran qué importante es estar atentos y sensibles no sólo a lo pasa adentro, en lo psicológico, o afuera, en el mundo, sino también a esa dimensión que no es ni afuera ni adentro - o que es las dos cosas a la vez.





Actualización I
Un chat que tuve con H.B., un amigo pintor, también sensible a las energías sutiles, y que no sabía nada ni de la meditación, ni la Luna de los Buddhas, etc.
Su experiencia es interesante, puesto que él lo vivió como un instante de suma creatividad:


M = ayer como pasaste el dia
M = (ando haciendo una encuesta)
HB = fantastico
M = aja, sentiste algo?
HB = mucha creatividad en lo mío
HB = se destrabo algo

M = fue la luna de los buddhas, meditacion global a las tres
M = y mucha gente sintio cosas, yo tambien
M = no suele pasar siempre, eh? luna de los budas hay uno por mes
HB = a las tres de la tarde yo estaba haciendo mi obra maestra




Actualización II
A.B., otra amiga que tampoco sabía nada de todo esto, lo vivió como una fluidez general.

M = leiste el blog? pasó de todo ayer
M = y vos?
AB = no, todavia no lo lei
(un rato después)
AB = lo lei
AB = esta bueno
M = es que pasó algo ayer
AB = a mi me paso q todo coincidia perfecto
AB = esos dias en q todo se alinea perfectamente
M = ah mirá
AB = desde la gente q aparecia hasta lo q iba sintiendo. todo estaba en armonia
M = bueno, voy a poner esto también en el blog, con tu permiso...




Actualización III
Posteado en el Grupo "Uranianos" por Silvia...

Hola a todos, soy silvia, hace mucho tiempo que formo parte del grupo pero, mi participación es más pasiva, leo atentamente lo que cada miembro envía, pero, raramente escribo.
En esta oportunidad, escribo para contarles algo que me ocurrió el día martes 13 de noviembre, (día de la meditación global). Estaba sumergida en una montaña de trabajo, no tuve tiempo en muchos dias de leer mails. No estaba enterada de que ese dia era la meditación.
Pero, tuve un dia "extraño"... no entendía bien que pasaba...
Pasé por momentos de "mucha tensión" por la mañana (debido a problemas laborales), pero, pasado el mediodía empezó a cambiar... entre en una estado de depresión por el problema que había tenido... y luego en un estadío de calma, paz, serenidad que me duró hasta el día siguiente...
Estaba introspectiva, tranquila...
Esa noche estuve con un amigo que se encontraba en la misma frecuencia.. .
Marcial me comentó algo de lo sucedido a otras personas y coincidían básicamente en la vivencia.
Bueno, quería compartir esto con todos
les mando cariños
sil

domingo, noviembre 11, 2007

La reencarnacion de la entidad y los pensamientos

Durante la caminata de ayer a la tarde me encontré con una mujer a la que parecía que le habían pasado todas las desgracias de este mundo. Es decir, las peores.
En su aún joven rostro, alguna vez fresco y alegre, parecían incrustados los sufrimientos pasados y presentes, y su mirada parecía contemplar un abismo de tristeza.
Sin embargo, ella estaba rodeada de una energía muy bella de la que no parecía estar consciente.
Junto a otra amiga seguimos caminando hasta un cerro en cuya cúspide habían puesto un santo de nombre ridículo, dentro de un nicho de piedra.
Allí nos sentamos a hacer silencio a la caída del sol.
Desde ese cerro se veían las primeras estribaciones de los Andes, muy lejos después de la gran llanura que había en el medio.
Luego de la meditación la energía "buena" que parecía rodear a esta mujer se acrecentó. Volvimos caminando en una nube, pero ella seguía sumida - y con razones de peso - en su propio precipicio de dolor.
En su casa había un altarcito con un gurú de la India que detesto particularmente. Su fe en el estafador parecía incólume, y le prendió una vela delante de nosotros.
Cuando salió un momento de la habitación, tuve un instante de rabia y señalando con el dedo a la fotografía del gurú, le dije: "Esto va a caer sobre vos, imbécil" - refiriéndome a la confusión que él ayudaba a crear en la vida de esta buena persona.
En realidad, el gurú mismo debería ser objeto de compasión, pero por alguna razón - igual que me pasa con los nazis, comunistas, o dictadores varios - no puedo sentir tal cosa cuando se trata de estafadores de esta calaña.
No es la primera vez que me topo con sus "devotos" que, siguiendo sus enseñanzas, se vuelven insensibles a las energías que les rodean, aunque estas energías sean buenísimas. Hace poco observé lo mismo en otra persona; a pesar de la intensidad de la luz que la rodeaba, la cantidad enorme de pensamientos que este gurú fijaba en sus cabecitas las embotaban para sentir las dimensiones sutiles.
Tengo que hacer notar que no es ley que todos los devotos del gurú tengan buenas energías alrededor de ellos; sino que es más bien la excepción. Ese gurú parece apagar todos los fuegos de sus seguidores, en "compensación" por los que le prenden a él.

Durante la charla que tuvimos tratamos el asunto de la reencarnación, que también habíamos tratado el otro día en la reunión de amigos.
Hablamos de que existen los pensamientos acerca de una persona, las imágenes de ella, que se suman al total del pensamiento humano. Esta masa de pensamiento es una sola, y Krishnamurti la llamó "la corriente"
Dentro de esa corriente está Cleopatra, por ejemplo, y puede que esos pensamientos "reencarnen" en alguien cuando llega a los 3 años - edad en que parece que los niños abandonan su beatífico estado de percepción y entran a la corriente de imágenes.
Pero eso no significa que esa niña sea Cleopatra. La entidad egipcia que originó las imágenes de Cleopatra es tan diferente de esas imágenes como cualquier otra. Es decir, en nosotros existe "algo" que nos une y diferencia a la vez. A cierto nivel - mucho más allá de los pensamientos - existe un vacío perceptivo que es el mismo que está en toda la Naturaleza, y que nos une a ella esencialmente. A pesar de que tenemos esa esencia común, de alguna manera - incomprensible para el pensamiento - también estamos diferenciados, de tal forma que yo no sé qué está percibiendo la hormiga bajo la tierra, ni otra persona al otro lado del cerro.
Así que el "yo" tal como lo conocemos, encarna realmente, pero se trata de una entidad ilusoria formada por miles de recuerdos que se irán desvaneciendo con el tiempo, en el caso de una persona de vida vulgar, o se irá acrecentando y fortaleciendo, como en el caso de personas famosas que dejan una gran huella en el pensamiento de millones.

La otra entidad, la "vacía", es experimentada de muchas maneras: en estados meditativos, drogas, viajes astrales o experiencias cercanas a la muerte. Esta entidad también tiene su memoria, pero esta memoria es muy, muy diferente de la otra.
Los recuerdos de la infancia son muy diferentes a los recuerdos de vidas pasadas. Estos últimos carecen de detalles pero son más profundos. Parece ser que las experiencias por las que pasamos dejan una doble huella en nosotros: una, en la memoria cerebral, biológica. Otra, una "impresión" que puede funcionar como memoria pero cuya naturaleza es completamente diferente a la memoria cerebral.

Tanto la entidad real, perceptiva, como la entidad ilusoria hecha de pensamientos, reencarnan a su manera. Así que no sólo es que reencarnamos, sino que existen múltiples reencarnaciones de una misma persona. Pero una sola es real. La reencarnación de los pensamientos e imágenes es tan ajena a la entidad profunda como puede ser la "reencarnación" de nuestros órganos en gusanos de cementerio.

La reencarnación de la entidad vacía (si es que puede llamarse así, las palabras no alcanzan) tiene un sentido que uno ha de descubrir, y que tiene relación con toda la Vida.

Esta conversación nos hizo mucho bien a los tres.
Todos habíamos pasado por la vecindad de la muerte y del amor de una u otra forma, y cuando uno ve las cosas tal como son, la paz es inevitable.



sábado, noviembre 10, 2007

Las charlas sanmarquinas: Magia y tecnologia

Nubes de tormenta al atardecer


Aquí en San Marcos existe una costumbre maravillosa: reunirse por razones "metafísicas"

Es una costumbre de ciclo anual: en el verano, con el aluvión de turistas y el aumento de las distracciones exteriores, casi no hay de estas reuniones. A medida que los vientos fríos regresan desde el Sur, alejando a los forasteros distractores, los sanmarquinos filósofos van siendo reunidos como (y entre) las hojas secas, en pequeños remolinos en la plaza, en la calle y en los bares. Ahí se van formando los nuevos grupos de amigos que se pasarán visitando unos a otros el resto del año. Finalmente, cuando el frío ya sopla en los huesos, esos grupos se reúnen cerca de alguna salamandra en alguna casa para pasarla bien hablando de... bueno, de cualquier cosa. Pero "filosóficamente".
Tal evento, la primera salamadra prendida para recibir al primer grupo de amigos para hablar del sueño premonitorio del Ovni que emanó un Rayo Violeta sobre el astral de Gaia bajo el Trígono de Eris con Vulcano como reflejo del hexagrama 64 del Caminante del Cielo, constituye para mí el verdadero inicio del invierno. El inicio social del invierno.
Y es que no hay que olvidar que estamos en la capital uraniana de Argentina, por más que otros sigan insistiendo en que tal capital es Capilla del Monte. Por ejemplo, no sé si en Capilla existe esta costumbre tan marcadamente como aquí. A pesar de ello, reconozco a los capillenses el astral superior de su ciudad, pero... ¡que vivos! ¿quién puede contra el Uritorco? En San Marcos, ese astral lo creamos nosotros mismos... y justamente, estas reuniones funcionan como fábricas de esas energías que compiten contra el Uritorco - en una batalla perdida desde el vamos, obvio. Yo siento a los mutantes capillenses como recostados perezosamente en la poderosa energía del gran cerro, mientras que los mutantes sanmarquinos van generando su caótico astral a pulmón, en medio del humo místico de los fuegos del invierno.

Pulmón y humo... mala combinación.

En San Marcos, uno reconoce a quien ha estado en alguna de esas reuniones inmediatamente, no tanto por la cara de iluminado ni por el aura de 3 metros, sino por el olor a "los humos" que se le pega en la ropa y en las crenchas.
Y es que, por alguna razón, en estas conversaciones siempre hay humo. Y mucho, eh? No se vaya a creer...
Humo de la cocina, del hogar, de las velas, del fuego sacrificial, de la fogata del arrope y de los cigarros.
Esta mortal combinación se va volviendo paulatinamente agobiante e inspirador al mismo tiempo; luego de un par de horas de aspirar esta mezcla alquímica, todos comienzan a decir pavadas y a escuchar más pavadas aún. Y seguiría así, indefinidamente, si es que no fuera porque a algún iluminado de turno se le ocurriera la magnífica idea de combatir esos humos prendiendo un incienso.
De las cabezas también suele salir humo. Por lo menos en las reuniones que me tocan a mí.
Y es que me tocó un lujo de grupo en cuya base está José Luis D'Amato y Eduardo Marcuzzi. Alrededor de la cerebro-cómica mesa de José Luis van y vienen, desde cerca y desde lejos, montones de personajes de los más interesantes, así que este grupo es dinámico, impredecible... y muy divertido.
Anoche éramos cuatro: José Luis, Eduardo, un nuevo José y yo.
En un momento dado, la conversación se volvió subrepticiamente seria, y los humos se dispersaron por un tiempo.

Una preocupación constante de este grupo es el rumbo de la humanidad, de la Tierra. Hay quienes ven en la explosión tecnológica un gran peligro, en el sentido de apagar la sensibilidad de las personas.
¿Que pasaría en un mundo donde la tecnología, tal como la conocemos, no existiera?
Este tema ya lo traté alguna vez; personalmente, pienso que cuando el pensamiento lógico no puede avanzar, la percepción sigue avanzando de cualquier manera.
Supongamos un mundo donde no existe la posibilidad de avances tecnológicos tal como lo conocemos; por ejemplo, un mundo de agua donde sólo hay seres sin manos, como unos delfines. Tras millones de años, seguramente esos delfines llegarían a tener todos los avances "tecnológicos" por pura percepción. Un buen ejemplo de ello son los Maestros actuales de la humanidad, que hacen cosas tales como viajar instantáneamente de un lugar a otro, o comunicarse telepáticamente, etc. En algún sentido, son avances "tecnológicos" pero sin tecnología.
El pensamiento lógico no es la única manera de desentrañar los secretos de la Naturaleza. Antes del pensamiento lógico se halla la percepción, común a todos los seres de todos los mundos.
Krishnamurti mismo dio pruebas de tales poderes en vida: afirmó - unos 50 años antes de comprobarse científicamente - que las neuronas se regeneraban, cuando la ciencia afirmaba que tal cosa era imposible. El no necesitó de ensayos clínicos, ni de largos estudios de neurología: lo percibió directamente.
Con seguridad hay mundos enteros con civilizaciones perceptivas, no científicas.
Pero en mundos como éste donde el pensamiento lógico sí existe, lo tecnológico no tiene por qué apagar la sensibilidad.
Algunos ven a la mente científica como un peligro para la humanidad - y hay razones para pensar así. Pero creo que esas personas no están viendo el proceso total de lo que está pasando en el mundo.

¿Y qué está ocurriendo en el mundo?
Pues una explosión de la percepción.
Es una explosión de la percepción de TODA la vida de la Tierra, pero a través del ser humano.
Esta explosión sucede en dos niveles, una muy evidente y la otra que pasa muy desapercibida.
La primera explosión perceptiva es la científica: ahora nosotros estamos mirando muy hondo en el Universo y muy dentro de los átomos. Nuestra percepción se ha expandido hacia afuera, y los conocimientos derivados de ello constituyen todos los avances tecnológicos que nos rodean.
Son parte de esta explosión perceptiva hacia el exterior millones de científicos.
La segunda explosión perceptiva es mucho más secreta y consiste sólo de unos cuantos individuos en todo el mundo: es la percepción hacia dentro de la mente humana. Explosión que fue comenzada por los pre-buddhas, seguida por el Buddha y Krishnamurti, y que seguirá con los mutantes y buddhas del futuro.
Los pocos en el mundo que expanden la frontera perceptiva humana hacia adentro tienen la enorme responsabilidad de contrarrestar los efectos destructivos de la explosión exterior. Esos efectos destructivos son inevitables, por otra parte, hasta que los mutantes tomen el poder.
Así pues, tenemos esta aparente doble explosión de la percepción sobre lo exterior y lo interior, pero en realidad, ambas son UNA SOLA explosión perceptiva.
Finalmente, los mutantes - los encargados de la expansión interior - tomarán las riendas del poder generado por los científicos, y entonces este proceso culminará en un mundo donde la alta tecnología no será diferenciable de la misma Naturaleza.
Este proceso - la gradual toma del poder económico, científico y cultural por parte de los mutantes - es algo que ya está pasando, pero seguirá siendo inadvertido hasta que sea muy tarde para los "normales" que se opondrán a ello.

La conversación giró luego hacia la relación entre lo mágico y lo tecnológico.
Estar rodeado de toda esta tecnología, ¿apaga la magia de la vida cotidiana?
Evidentemente, las nuevas generaciones se están alienando con tanto aparato que les rodea: las computadoras, TV, móviles, etc. absorben la atención de los jóvenes desde muy pequeños, y así ellos pierden contacto con su interior, y con los estáticos, aburridos árboles.
Pero ¿qué sucede cuando uno suma ambas cosas?
Pues que la Magia se expande, utilizando el poder de esos objetos para más magia.

Les comentaba a ellos que cuando yo tenía unos 22 años, en plena dictadura militar en Argentina, mi generación se había convertido en fugitiva.
No teníamos dónde ir, nada que leer, nada que ver, y cuando salíamos a la calle, constantemente nos molestaba la policía. Bajo esas circunstancias en que lo exterior dejó de ser una opción para nosotros, nuestra energía se volcó a lo interior, y así nuestra vida se transformó por un tiempo en un cruzar rápidamente las calles para encontrarnos en las habitaciones-refugio de entonces, donde hablábamos mucho de temas religiosos y filosóficos... una especie de reuniones sanmarquinas pero obligados por las circunstancias.
Esto produjo - al menos en el medio que me tocó vivir - una explosión de espiritualidad íntima y luminosa, que extraño hasta hoy día.
Grandes energías acudían a esas pequeñas reuniones de jovencitos asustados, que miraban la vida con el asombro y la intensidad de los perseguidos.
Y sé que esto pasó en toda Argentina.

Mucho más tarde, con el advenimiento de Internet, hice otro descubrimiento: los cambios de conciencia, los estados meditativos compartidos podían suceder también a través del chat.
Esto es lo que yo entiendo como "expansión de la Magia" a través de la tecnología, algo que muchos consideraban incompatibles.
En realidad, no sé por qué me asombré tanto al descubrir eso, si ya me había pasado tener conversaciones meditativas por teléfono... ¿y cuál es la diferencia entre el teléfono y el chat?
Muchas veces, uno puede alcanzar esos mismos estados viendo un video de K... otra suma de tecnología y Magia.

Estábamos hablando de esto en medio de un ambiente intenso cuando comencé a sentir una inquietud y tomé mi móvil sin saber para qué. En ese momento me llegó un mensaje: era alguien que decía que estaba leyendo a Krishnamurti y que se había acordado de mí.
¿Casualidad? Puede ser... pero me pareció una pequeña demostración de lo que estábamos hablando.

Y así pasó otra charla sanmarquina más.

Afuera, en medio de la noche, caía la lluvia que hacía que todos - plantas, animales y seres humanos - tuvieran un sentimiento de gratitud, y era un placer caminar sobre la tierra mojada y feliz, que por estos pagos son sinónimos.

Eso sí, el olor a humo no se me va a ir ni en 3 días.


Acequia de San Marcos

viernes, noviembre 02, 2007

El placer de la destruccion y la adiccion al deterioro

Apenas la guerra de Malvinas terminó, salieron en los puestos de revistas de Buenos Aires unas curiosas revistas militares que ofrecían trabajo de mercenarios a los recientes ex-combatientes argentinos. Con enorme sorpresa, me enteré que muchos de esos jóvenes, lejos de traumarse por la experiencia vivida, ya no podían vivir sin estar en combate, o al menos, necesitaban vivir con la expectativa de futuras batallas.
Investigando este hecho, lo relacioné con mi propio medio social de entonces: actores, artistas y escritores de la Buenos Aires de los 80, que no podían vivir sin otra experiencia extrema que era similar a la guerra: las drogas, incluyendo tabaco y alcohol. Aquí también puede incluirse a la adicción a la comida y al sexo que originan "shocks biológicos" cuyas adicciones son indiferenciables de la adicción a las drogas en un montón de cosas.

Una "cargadita" de nuestros irmãos brasileiros. La serie de fotografías policiales del deterioro de una joven adicta termina en... una hincha argentina. Muy ilustrativo.

Ambas experiencias - el shock biológico y el shock tóxico - son más similares de lo que se supone: la euforia de la batalla y del "saque" (sea tóxico o biológico) dan esa sensación de intensidad momentánea que "lo hace sentir vivo" a uno. Para quien se halla en la trinchera con el riesgo de morir a cada instante, y para quien acaba de darse con algo, la vida es ESO. Eso es un momento místico para quienes no conocen un estado superior. Ambos están intensamente en el presente, olvidados de sí mismos, en un estado que se parece peligrosamente a la felicidad real - pero que no es. Hay deportes de riesgo, como el montañismo, o el bungee-jumping, que causan el mismo efecto, y son asimismo destructores del cuerpo físico.
Hay poca diferencia, desde el punto de vista de la destrucción biológica que supone, disparar una bala a otro joven, o convidarle una raya de cocaína. Estar en una comilona de ataque hepático parece mucho más seductor que estar en una húmeda trinchera bajo fuego enemigo, pero hay miles que prefieren esto último... por ser "un placer superior". No hay más que recordar a Pat Tillman, el astro de fútbol americano que dejó su millonaria carrera deportiva para enrolarse en las fuerzas americanas que combatían en Irak y Afganistán, donde finalmente murió.
Por otra parte, millones de adictos a la comida, y al alcohol, tabaco y demás drogas dirán exactamente lo contrario, y sin embargo, adictos y mercenarios son ambos víctimas de un mismo hecho biológico misterioso: el placer que da la destrucción del propio organismo.
Uno de los ejemplos más aberrantes de este placer lo encontramos en las flagelaciones de origen tribal o "religioso", verdaderos precursores del actual sadomasoquismo.

Este es un extraordinario hecho de la vida:
No es sólo que el placer lleva al deterioro, sino que el mismo deterioro es una fuente de placer.
No es sólo que la adicción lleva a la destrucción, sino que la misma destrucción puede ser una adicción

El mundo entero, en su enorme mayoría, se halla presa de la adicción al deterioro, a los estados de intensidad artificiales: he aquí la raíz del problema.
La TV, el cine, los libros, los deportes, las escuelas, el arte, la música (sobre todo el rock) TODO, TODO, TODO EMPUJA A LOS JOVENES HACIA EL PLACER DE LA DESTRUCCION.





La adicción es un estado energético completo en sí mismo. No importa a qué uno es adicto, ya que eso suele cambiar en el tiempo. Importa el estado en sí: la incapacidad de llegar a los éxtasis naturales.


Las empresas de TV pagan millones de dólares a los actores y deportistas que pueden causar un instante de intensidad a la masa, y la masa a su vez paga millones para lograr sus pequeños momentos de intensidad artificial en sus vidas, sea a través de espectáculos, actividades riesgosas, ingredientes químicos, o sexo.

Lo que sea... pero que sea intenso, eufórico, explosivo!!!



Eso es lo único valorado por la sociedad actual.
Lo único envidiable, deseable, perseguible, razonable.
Debido a esto, vivimos en sociedades brutales, embotadas, egoístas.


Maradona es uno de los mejores ejemplos del papel destructivo de las "distracciones" deteriorantes: su intensa energía de placer destructivo actuó sin obstáculos tanto a nivel social como a nivel personal. Si bien su deterioro personal fue muy evidente y mediático, el deterioro psicológico que causó en millones de jóvenes que crecieron viéndolo a él como un héroe a ser imitado, pasó desapercibido por la gran prensa, a pesar de ser inmenso. Charly García tiene el mismo efecto deteriorante a fondo sobre la juventud aficionada a su música, y Sabina, si bien no tan conocido por cuestiones de adicción, es aficionado a las corridas de toros. Los tres distraen por un lado y destruyen por el otro. Y gran parte de los personajes del deporte y del arte actuales son así; ellos no son ninguna excepción.

Probablemente tengamos muchas explicaciones de por qué el dañar o poner en riesgo de muerte al cuerpo físico nos da tanto placer, pero ninguna de estas explicaciones ayudará a salvarse a quienes están ya adictos al deterioro. Ninguna cantidad de conocimientos químicos salvará a los fumadores, ni a los alcohólicos, ni a los carnívoros, ni a los adolescentes que se aproximan a algunos de estos venenos. Y lo mismo para quienes hallan su fuente de placer en las trincheras, en los restaurantes, los recitales de rock, o en el sexo descontrolado.

¿Qué puede anteponerse ante esto?
¿Existe una alternativa?


De todas las variantes "distractivas-destructivas" de la sociedad actual, la más sincera de todas es el rock pesado: promete destrucción, y eso es precisamente lo que da. Nada de "gloria", "honor", y todas esas pelotudeces. A pasarla bien mientras nos hacemos mierda, y ya.

En alemán existe una palabra que se volvió deliciosa en la filosofía occidental: ersatz
Ersatz pasó a la filosofía occidental no simplemente con su significado original de "sustituto" o "reemplazo", sino algo así como "sustituto inferior, espejismo degradante de algo valioso y real"
Pues bien, las adicciones funcionan como ersatz de la verdadera felicidad.

Porque sí existe algo así, que puede ser llamado "felicidad".

Bajo las condiciones actuales del mundo, es importantísimo decir esto claramente, planamente, sin ambiguedades ni vueltas retóricas, ni giros poéticos, ni nada:
sí existe un estado extraordinario de claridad, de amor y de salud que no se parece a ninguna otra cosa, que no puede ser alcanzado por ningún truco químico.

Los estados de felicidad tienen que ver con la creación, y no con la destrucción.
Esta es su diferencia esencial

Ordena, no caotiza.
Embellece, no afea.
Cura y regenera el cuerpo, no lo destruye ni enferma.
Su "resaca" es más felicidad, y no más dolor.
Su alegría no es solo para uno, sino para todos.
Tiene que ver con la Naturaleza, no con los antros humanos.
Es misteriosa, clara, trascendente, llena de significado.
Relaciona, no aisla. Y esto con todo: con otros y con la Naturaleza.
Es mágica, no delirante.
Es profunda, no superficial.

Este estado natural y maravilloso es vivido por los mutantes en algún momento de sus vidas, y si no es plenamente consciente de ello, o si su experiencia de la misma fue malinterpretada, o no fue "madurada" lo suficiente, entonces ellos buscarán el ersatz de ese estado.

¿Y cuál es el ersatz de la felicidad creadora?
Pues precisamente el placer destructivo.

Somos máquinas perseguidoras de la intensidad máxima.
Si un mutante no comprende que la felicidad creadora ocurre cuando uno tiene su cuerpo sano, su corazón en paz y su mente vacía, entonces su anhelo natural de tener esos estados se convertirá gradualmente en desesperación, y finalmente se tirará a la pileta de las sensaciones químicas.

Y SE SABE... EL PLACER QUIMICO DETERIORA.
FISICA Y PSICOLOGICAMENTE.

INEVITABLEMENTE, EL PLACER QUIMICO OBSTACULIZA LOS ESTADOS CREADORES PORQUE SU ESENCIA ES LA DESTRUCCION, EL CAOS, Y EL DOLOR.

He visto esto suceder una y otra vez: personas valiosas, que vivieron los éxtasis naturales y la perdieron, fueron luego llevadas por la desesperada búsqueda de otros éxtasis hasta las garras de los placeres químicos, y luego de años de deterioro, habían perdido toda posibilidad de regresar a la felicidad original.

Pasa todo el tiempo, en todas partes.
Comprender esto es crucial para los que buscan algo más en esta vida...