NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

viernes, noviembre 23, 2018

La identidad, lo temporal y lo vacío




Parte de un diálogo con una amiga en relación a las experiencias cercanas a la muerte.

Estela:
Marcial es que mi mamá tuvo un deterioro cognitivo importante los últimos años de su vida y Cuando hice algunos talleres de constelaciones familiares observé que las personas que habían fallecido con demencia se presentaban como ausentes y eso me llama mucho la atención. No sé si es tan sencilla o directa la explicación cómo lo interpretas vos.

Marcial:
Estela, tenemos esas dos partes de nuestra mente, la percepción y la parte biológica. La percepción es inmaterial, en su esencia es nada, pero es tema para otro día. Es decir, no puede deteriorarse.
Cuando éramos niños, nuestros primeros recuerdos pertenecen a un cerebro aún inmaduro, que no procesa bien los datos que está recibiendo a través de los sentidos, sin embargo ya teníamos la misma percepción que tendremos luego a lo largo de la vida.
Esto de poner la identidad de la persona en lo biológico, es decir, en el conjunto de recuerdos guardados en la memoria, es inexacto. Más esencial es la "burbuja de percepción" como suelo llamar al campo que podemos percibir.
Hay muchos seres que no tienen una estructura nerviosa para procesar los datos que provienen de la percepción, pero que sí tienen gran percepción: los árboles, por ej.
Por lo tanto, hablando mal y pronto, somos más esa percepción esencial que la cáscara que la rodea y con la cual nos identificamos.
El cuerpo es físico, la memoria es física, y por lo tanto no son la parte atemporal del ser.
Que tu madre haya perdido primero la memoria antes de despojarse también del resto del cuerpo, importa poco en lo que a la percepción se refiere, no altera esa burbuja, su alcance y claridad. Sólo afecta al procesamiento posterior de lo percibido.
Se entiende?

Estela:
Es interesante y puedo verlo así. Pero cómo podés saber esos si esas personas no pueden transmitir nada de lo que vos estás diciendo. Sin ánimo de refutarte. Sino que me lo pregunto.

Marcial:
Tratá de acordarte de tu mundo psíquico a tu más tierna edad, tus primeros recuerdos. Tu mente es similar: no reconocés nada, no tenés datos, pero estás percibiendo todo.
Cuál sería la diferencia entre la mente de un niño de 3-4 años y una persona con alzheimer?
Cuando he convivido con personas con Alzheimer - seguro que te pasó lo mismo - tenía la sensación de que la persona seguía allí. Lo esencial, lo que había sido desde que nació, estaba igual que siempre, lo que se habían ido eran áreas más o menos grandes de memoria. Como los olvidos que nosotros solemos tener, pero al por mayor. Solemos olvidar tramos enteros de nuestra vida, de una relación, etc pero eso no afecta lo esencial.
Nunca te pasó que venga alguien del pasado y te recuerde una escena que vos tenías por completo olvidada? La rara sensación que produce eso...

Estela:
Recuerdo que era consciente de mi gran percepción y me daba cuenta de todo lo que sabía sin que nadie me lo dijera. Creo que la mente es un "ente" superior al cerebro. Y que es una energía y tiene la cualidad de emitir y percibir otras mentes u otras energías, como quieras llamarlo. Y que no sé percibe sólo con el cerebro sino que es más abarcativo, por decirlo de alguna manera . Pero también creo que sin cerebro no hay nada, nuestra vida es orgánica, biológica y sin el sustrato biológico esa otra cosa no tiene dónde anclarse o de dónde emanar, no lo sé. Me parece. O además de la mente existe algo como el espíritu y es esa otra cosa?

Marcial:
Nunca saliste de ese cuerpito o me parece, Estela? 😉
Cuando estás afuera el centro de la percepción está claramente a metros del cerebro, sin embargo, se percibe una relación con el mismo.
Lo más curioso es que la percepción misma, o la entidad no cerebral, sí que tiene recuerdos de algún tipo.
Por ej, salgo del cuerpo pero sé que estoy en mi casa, recuerdo qué ha pasado antes, sé quien soy, etc.
No me queda claro si esos recuerdos son del núcleo perceptivo mismo o si en virtud del nexo que hay entre ese núcleo y el cerebro hay algún tipo de intercambio de información.
Ese nexo fue llamado por los antiguos indios "Antahkarana".
Creo que mientras persiste ese nexo hay intercambio de información entre el cuerpo y la burbuja perceptiva, pero una vez cortado sí ocurre la verdadera muerte.
De cualquier manera, son innumerables los relatos de personas ya muertas que son vistas por videntes comportándose como en la vida diaria. Esto fue indagado a profundidad por Krishnamurti en un diálogo llamado "La Corriente" que te aconsejo mucho que lo leas:
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/2007/01/jiddu-krishnamurti-y-la-reencarnacin_7192.html

Ahora, Estela, si preguntás a varias personas sobre sus primeros recuerdos vas a notar que se dividen en dos grandes grupos:
los del primer grupo tienen recuerdos difusos, asociados más bien a momentos tristes, recuerdos limitados a lo concreto.
Los del segundo grupo tienen la impresión de percepciones claras, profundas, sensaciones cristalinas y felices. Por lo que decís, se nota que sos parte de este último grupo.
No se trata sólo de la calidad emocional o de la cantidad de recuerdos infantiles; se trata también del alcance, de lo extenso que ese campo fue en la niñez, como eso que decís: "me daba cuenta de todo lo que sabía sin que nadie me lo dijera"
El tamaño de la burbuja perceptiva cambia de niño a niño. Hay quienes perciben sólo el entorno inmediato, pero hay otros que perciben mucho más allá del techo y las paredes, digamos.

miércoles, noviembre 21, 2018

La quieta acción de las escuelas y centros de estudio Krishnamurti



Centro de Estudios Krishnamurti, en Rishi Valley



Parte de un diálogo sobre las escuelas Krishnamurti.

La pregunta es ¿por qué le damos tanta importancia al ser humano como individuo?
Es decir, claro que tiene su importancia, pero paralelamente a la existencia real de las personas, de cada uno, existe también un movimiento impersonal de la mente humana total.
En el caso concreto de las escuelas K, existe la preocupación por cada alumno, por supuesto, pero quizás se pierda de vista la otra acción que tiene la enseñanza y que a veces no se nota mucho cuando miramos a tal o cual persona, sino que se nota en la conciencia humana total.

K hizo esta pregunta varias veces a gente de Ojai, de Rishi, de Brockwood. ¿Qué estaba saliendo de las escuelas?
Las respuestas nunca han sido muy alentadoras. Pero las escuelas siguen allí. Si fuera por el resultado concreto de personas iluminadas, entonces habría que cerrar las escuelas. Pero no están solamente para eso, es que tienen otro sentido no centrado en las personas como tales sino más amplio.

K dijo que las escuelas tendrían que estar para cuando viniera "ese niño genio". Es decir, es cuestión de tiempo que un día vaya un ser con todos los ingredientes para que la escuela le dé un marco apropiado para su florecimiento, pero eso no es lo que se espera de los miles de estudiantes que pasarán por allí.

Aparte de esta función de espera del "niño genio" está también que los pequeños cambios ocurridos en cada persona afectan al total de la humanidad. Una persona puede tener en toda su vida sólo un instante de claridad. Una media hora gloriosa en la que miró profundamente, y eso es todo; ése ha sido el sentido de su vida.
Pero eso muere con el individuo? No, eso actúa sobre toda la mente humana, aunque sea en forma ínfima. Cada comprensión, expansión de la percepción afecta a todo. Ni siquiera solamente al ser humano sino a toda la vida de la Tierra. Como dijo el Buddha:

"Cuando el Bienaventurado se iluminó, también se iluminaron todos los seres de la Tierra"

Entonces tenemos este segundo propósito no tan visible de las escuelas, un sentido nada espectacular, un trabajo quieto en las profundidades de la mente humana. De ahí la gran importancia de las escuelas y centros de estudio.