NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

domingo, septiembre 08, 2019

Las 3 mentes y el dilema de los pajaritos



Respuesta a una amiga, hablando de política actual.
-------------------

A ver, te explico: hay 3 clases de cerebros en la humanidad, que son el reflejo de las 3 grandes fuerzas de caos, orden y mutación.
Los mutantes prácticamente no existen, así que en grandes números sólo están las poblaciones caótica y ordenada.

La mente caótica es sentimental: sus acciones parten mayormente desde lo emocional/instintivo y es más típicamente femenina.
La mente ordenada parte de lo mental y es más típico de lo masculino.
La caótica tiende a fijarse en el ahora dejando los problemas del mañana para mañana, pero la ordenada tiene la capacidad de sacrificar el presente en pos de un futuro mejor.

O sea, fijate en este dilema:
a tu terraza van 2 pajaritos con hambre; vos les das de comer. Al año siguiente viene con crías. 5 años después vos estás dándole de comer a 100 pajaritos, pero sabés que eso tiene que parar en algún momento porque te vas a quedar sin plata.

¿Qué hacés?

Si parás en ese momento, muchos de los 100 van a morir de hambre, pero si parás más adelante, van a morir 1000 pajaritos.
El caótico sigue, sin pensar en el mañana.
El ordenado tiene el corazón lo suficientemente duro como para aguantar que se mueran algunos ahora mismo, y reduce la alimentación hasta que la población se estabilice por sí misma y él pueda seguir manteniendo a los sobrevivientes.

El caótico verá al ordenado como una persona cruel e insensible.
El ordenado verá al caótico como un irresponsable que causará mucho daño a todos.

Resultado: el caótico ve aumentar indefinidamente la población de pajaritos hasta que quiebra, lo desalojan, va a parar a la calle y entonces cae sobre él la granizada de sus 1.000 pajaritos muertos de una sola vez.
Mientras tanto, el ordenado mantiene su terraza establemente con 50 pajaritos contentos pero dejando que otros se mueran en forma constante, porque la naturaleza siempre está produciendo más hijos y semillas que los que podrán sobrevivir.

Y no hay más. Esa es toda la diferencia entre los partidos políticos, es lo que siempre ha pasado y por lo visto seguirá pasando en todo el mundo.
Pintalo como quieras, pero en el fondo sólo están estas dos opciones y cuando votes te van a pedir que elijas solo entre estas dos.

Y la opción de la mente mutante?
Quizás hubiera encontrado una solución intermedia y creativa, pero como dije, son demasiado pocos aún, y su acción todavía reside en las profundidades.



jueves, septiembre 05, 2019

Liberalismo y solidaridad



En Argentina y otros países hay una confusión generalizada: mucha gente cree que la compasión, la solidaridad son - o deberían ser - un atributo monopólico del estado. Que un país liberal es, necesariamente, un país egoísta que no te ayudará nunca.
 
Nada más falso.

En un país liberal también se libera al individuo para tener sus propias iniciativas solidarias. Un país intervencionista, típicamente socialista, se entrometerá incluso en esa área tan personal y decidirá cuán solidario tendrás que ser, cuánta compasión exactamente tendrás que dar (porque será obligatorio)
Los países liberales han demostrado que la gente es muy generosa cuando se siente libre. Ahora, supongamos que hay un país donde la gente no ayuda a pesar de no tener restricciones ni obligaciones para hacerlo: entonces el problema es de esa cultura, de ese país, y aunque se instale un régimen de ayuda obligatoria al más pobre, todos seguirán siendo enfermos de egoísmo, porque el egoísmo no se cura obligando a la gente a dar cosas que no siente dar, lo cual es un tipo de violencia.

Sólo la persona que se siente libre, que tiene una mínima intervención de otros en su vida, que se siente feliz por ello, florece en generosidad espontánea. Todo lo demás envenena al dador y al receptor y crea sociedades grises y oprimentes.