NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

martes, enero 06, 2015

La "dulce" degradación de la verdad

Diálogo en el Grupo "Uranianos"




Leo
Pregunta... Porque Tolle habla todo el tiempo sobre estar presente y K no recalca esta "actitud"...

Pablo
Tal vez sea porque uno nunca puede estar en el presente. Uno, el yo, es tiempo, nunca puede estar en el ahora, siempre está pasando del pasado al futuro. Es una eterna postergación del presente.

Jose Antonio 
El presente es lo nuevo, lo que vivencia el presente es nadie. Tolle quiere poner a alguien en el presente... Tolle alimenta al ego, el presente que oferta Tolle es imaginario, como bien explica Pablo, el yo es la historia y el presente lo nuevo.

Silvina
No veo la importancia de reparar en nada de lo que pueda decir Tolle.

Leo
Pregunto esto, porque seguramente es un tema mio, pero cuando veo algunos videos de k, se me hace como que me enriedo mucho en el pensamiento, en cambio lo que plantea tolle es algo mas practico, como salir de la mente. Digo esto porque aca se habla sobre vivencias. Por ahi me pierdo cuando K habla sobre comprender todo el proceso del pensamiento y es como que sigo siendo muy mental en vez de llevar la atencion a los sentidos...

Marcial
Mirá Leo, con K y los intérpretes de K pasa lo que una vez relató Einstein en una reunión:

No veo la importancia de reparar en nada de lo que pueda decir Tolle.

Silvina L.
Cuentan de Einstein que estando un día en una de esas reuniones sociales que no le agradaban, su anfitriona, una mujer de mundo, le pidió que les explicara en términos simples la teoría de la relatividad.
- Sin problema, respondió. Y, en medio de aquella reunión social, comezó así:
“Un día estaba paseando con un amigo ciego. La tarde, de avanzada primavera, era cálida y yo sentía sed. Por ello le dije a mi amigo:
- Me gustaría tomar un vaso de leche fría.
- “Vaso” y “frío” -precisó mi amigo-… Yo sé lo que son. Pero, ¿qué quiere decir con “leche”?
Le respondí:
- Emmm… la leche es un líquido blanco.
- Ahora, “líquido”, sé lo que es. Pero, ¿qué quiere decir “blanco”?
- El blanco -le contesté- es el color de las plumas del cisne.
- “Plumas”, sé lo que es, pero, ¿qué es un “cisne”?
-Un cisne -repuse- es un ave con un cuello largo torcido.
- “Cuello”, sé lo que es, pero, ¿qué quiere decir “torcido”?
Llegado a este punto, perdí la paciencia. Agarré el brazo de mi amigo ciego y se lo estiré. Ahora su brazo estába recto. Luego se lo doblé hasta el codo, estaba entonces torcido.
- ¡Ah! -replicó mi amigo ciego-. Ahora sé lo que es la “leche”.


Lo que quiero decir es que la verdad caricaturizada es mucho más popular y fácil que la verdad misma.
Tiene que existir - es esencial tener - esa primera claridad de que sólo K expresa la verdad en forma pura... aunque no la comprendamos.
Esto se ve en todas partes, pero particularmente en los países budistas. El budismo real, original, tenía conceptos muy, muy profundos, incomprensibles hasta para los filósofos actuales. Pero unos cientos de años más tarde viene un "reformador" del budismo (alias "intérprete") y ofrece una versión popular, lavada, que recuerda vagamente al budismo verdadero, y esto que sí resulta comprensible y fácil, es adoptado por las multitudes aunque ya nada tenga que ver con lo verdadero. En el caso del budismo, se llegó al extremo de Nichiren, un japonés que desvirtuó totalmente al budismo pero aún así, insiste en confundir a la gente llamando "budismo" a repetir frases delante de papelitos escritos con los deseos personales, para que se cumplan esos deseos. Justo lo contrario de lo que dijo el Buddha. ¿Pero cuántos seguidores tiene la Nichiren (Soka Gakkai y las demás divisiones) en el mundo? Pues millones, y todos muy convencidos que lo que practican es el budismo original.

Así, los mercachifles de K toman un pedacito de la enseñanza y lo convierten en algo vendible. Supongamos Feldman González: toma la partecita de "la percepción unitaria" y lo convierte en carrera pseudo-universitaria, por la que cobra y da certificados. Igual hace Tolle, toma la partecita del "estar en el presente" y lo convierte en material para cursos cobrados. Osho tomó la parte del "liberarse de todos los prejuicios" para hundir a sus seguidores en todo tipo de excesos. Y así sucesivamente.
Tiene que existir - es esencial tener - esa primera claridad de que sólo K expresa la verdad en forma pura... aunque no la comprendamos.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario