NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

lunes, octubre 27, 2014

La energía de las relaciones

Las relaciones son la cosa más difícil que hay, dijo K alguna vez, y como siempre... cuánta razón tenía.
Es muy frecuente que reduzcamos el hecho de la relación a las palabras, opiniones, pensamientos, creencias. La relación es mucho más que eso.
Uno se relaciona con otros a través de los pensamientos, sí, pero también a través de lo emocional, de lo físico... y de lo energético.
Este punto es muy, muy importante, pero a la vez, es a la que menos se le da importancia. Como las palabras, gestos y cuerpos son visibles, estos se roban en protagonismo en una relación, y como la energía es invisible a los ojos, tendemos a no darle importancia.
Pero lo energético es más importante aún que todo lo anterior.
Existen personas con buena energía, energía que tiende a lo creativo, al cuidado, al afecto, a la delicadeza, a la naturaleza. Y luego están las energías destructivas, que tienden al caos, a la confusión, al dolor.
Ambas energías - y esto es lo sorprendente - pueden convivir con cualquier cuadro de pensamientos. Es decir, podemos tener personas tontas-buenas, agudas-destructivas, agudas-buenas, y tontas-destructivas.
Son canales diferentes.
Entonces, cuando uno es responsable de un grupo como éste (sobre todo como este!!!) está obligado a observar cuidadosamente el hecho energético, no sólo las opiniones de sus integrantes.
Esto que estoy diciendo no es ninguna novedad, lo hemos experimentado todos, pero es bueno ponerlo en blanco sobre negro. La energía es un factor crucial en nuestras vidas, pero no le damos importancia. El lugar donde vivimos, la ropa que nos ponemos, los alimentos, la música que escuchamos, todo tiene un efecto energético que básicamente nos caotiza, nos ordena o nos sutliza.
Cuando uno tiene demasiados elementos caotizantes en su vida, el deterioro puede amenazar la lucidez y la salud, y uno de esos factores caotizantes es con quienes nos relacionamos.
Aquí entramos en otra situación, y es el hecho de que no somos entidades aisladas, sino partes de una red. Supongamos entonces que tenemos un amigo tonto-bueno, pero ese amigo tiene a su vez amigos agudos-destructivos.... entonces esa energía pasa a través del tonto-bueno hasta nosotros. Es sólo un ejemplo, las posibilidades son infinitas.
Estoy diciendo que las energías destructivas pueden pasar a través incluso de las personas buenas. Esto no sucede generalmente con los agudos-buenos, pero de los tontos-buenos sí... y creo que todos conocemos también abundantes ejemplos de lo que estoy diciendo.
Un buen amigo nuestro que un día cualquiera comienza a ir a grupos de rock neonazis, por ejemplo, pronto comenzará a ser transmisor de energías de odio. Todos nosotros conocemos ese proceso. Comenzará a expandir, inconscientemente, la oscuridad. El no será la fuente de esa oscuridad, pero será un cable. Esto también sucede en el caso de los gurúes, etc.
Así que, contestando a varios que me han cuestionado mi actitud de bloquear a muchos ex-amigos o de echar a gente de aquí por "discusiones políticas", les digo que hay mucho más atrás de eso de lo que parece.
No son las ideas las que están en juego, sino energías.
Por ejemplo, y para ir a la discusión de moda en Uranianos últimamente, hay personas que dicen que K no hubiera apoyado a Israel en esta última guerra, pero al mismo tiempo no comprenden por qué K siempre apoyó incondicionalmente a Israel. A esas personas les digo que cómo pretenden saber lo que K hubiera hecho ahora si no han comprendido su actitud de entonces.
Si comprendieran a fondo las energías que estuvieron y están en juego en el conflicto entre Israel y los otros, no sólo nunca más tendrían dudas de cuál bando es el correcto en esa guerra, sino en todas las guerras del pasado y del futuro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario