lunes, septiembre 15, 2014

El silencio de Vasanta

Los lugares donde transcurrió la vida de Krishnamurti están llenos de una quietud especial.
Y Vasanta Vihar, en Chennai, no es una excepción.
Los gigantescos árboles del jardín exhuberante están íntimamente integrados a la hermosa casa donde él viviera. La gente que vive ahí mantiene una actitud reverente, callada.
Es un ambiente sagrado, por cierto.

La siguiente nota, publicada en The Hindu, muestra cómo eso puede ser sentido.




Fuente original de esta nota 

¿Pueden los muebles enseñar filosofía?
Después de una reciente visita a la Fundación Krishnamurti, G. Ramesh cree que sí pueden 


Las sillas de mimbre vacías, que se encuentran dispuestas en un orden circular en Vasanta Vihar en Greenways Road, la sede
 de la Fundación Krishnamurti India, parecen enseñar a los visitantes una lección tranquila. Ellos saben que sus mentes tienen que ser tan vacías como las sillas desocupadas.

La gente de toda la India, y, a veces desde el extranjero, se sientan en esas sillas durante los retiros mensuales y discuten asuntos serios que enfrentan ellos y el mundo en general.

Hablan de sus miedos y ansiedades, sus gustos y disgustos con un objetivo: estar vacíos como esas sillas de mimbre, libres del clamor de pensamientos contradictorios.

Krishnamurti, que habló en Vasanta Vihar durante muchas décadas sobre los asuntos humanos, sostuvo que una mente llena de conocimiento no era libre. "En nuestra búsqueda del conocimiento, en nuestros deseos adquisitivos, estamos perdiendo el amor, estamos embotando el sentido de la belleza, la sensibilidad a la crueldad; nos estamos volviendo más y más especializados y menos y menos integrados ", dijo Krishnamurti, pidiendo a sus oyentes a vaciar su mente de todo el conocimiento que divide al hombre del hombre.

Conmovido por sus palabras, la gente viene a Vasanta Vihar y permanecen en las cabañas durante unos días, pasando el tiempo en medio de la naturaleza, compartiendo sus pensamientos con personas que nunca han conocido antes, en el salón principal, o entre los altos árboles, o en el comedor.

Creo que se van con las mentes más claras, dejando las sillas vacías de nuevo para que otros se sienten en ellos y comiencen su viaje hacia el vacío.

8 comentarios:

  1. Si no puedes sentir la quietud en el infierno, tampoco podrás sentirla en el cielo.
    Por favor, dejad de crear mitos y de comportaros como discípulos de lo fantástico porque flaco favor se le hace con tonterías como esta a la enseñanza de K.
    La quietud no está en el lugar, está en ti o no está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, Anónimo... eso de que "Si no puedes sentir la quietud en el infierno, tampoco podrás sentirla en el cielo." es una muy buena frase New Age. Es ideal para ponerla junto a un conejito a la parrilla, por ejemplo, y postearlo en Facebook.

      Pero de verdad no tiene nada.

      Si estás quieto, el infierno no se inmutará, y seguirá siendo el infierno, es decir un lugar desprovisto de toda quietud (una de sus definiciones)

      Si yo siento la quietud en el infierno, entonces ése no es el infierno.

      Un campo de concentración o una sala de torturas tiene un ambiente muy diferente a la cima de una montaña.

      Es a causa de tu alienación con frases como ésa que no puedes percibir que los lugares tienen atmósferas completamente diferentes, y has caído en la trampa de pensar de que esas atmósferas dependen de tu estado interno.

      Nah. Existen quietudes y existen tormentas, y esas quietudes y tormentas pueden estar dentro y afuera. Por más quieto que estés, si te arrojas al medio de un tornado te aseguro que no vas a sentir la quietud del tornado.

      E inversamente, si vas a Vasanta con esos torbellinos en la cabeza, por supuesto que ahí sólo verás sillas y mesas.

      Eliminar
    2. Hola, Marcial, ¿tú eres elGalaxio de Galaxio.com?

      Eliminar
    3. tengo que reconocer que me diviertes a veces. Pienso que el ejemplo del tornado es tan válido como ir a vasanta cuando quieras sentir quietud mental.
      muchas gracias por hacerme un diagnóstico y por analizar y definir mi grado de percepción.
      Me a encantado lo de los torbellinos en mi cabeza, sobre todo cuando has dedicado tanto tiempo a juzgar y decidir sobre quienes estan iluminados o no.(tolle, osho, etc etc)
      Es señal de quietud mental y tranquilidad con uno mismo y su conocimiento de la verdad.
      Miratelo, el tema de los torbellinos; te vendra bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Me alegro que te diviertas.
      Saludos

      Pd: "analizar", "definir", "juzgar" y "decidir" no están en mi diccionario últimamente; son cosas excesivamente complicadas.
      Simplemente abro los ojos y veo y luego - a veces - escribo eso que veo.

      Eliminar
  2. Bonito post el ultimo tuyo, para ponerlo junto a un conejito a la parrilla o en tu muro de facebook.
    Pero esas no son palabras de diccionario( que también), sino actos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, esto es lo último que publicaré bajo tu condición de anónimo, en caso sigas siendo el mismo de antes. Y si no, también. No admitiré más mensajes anónimos en este blog. Se habla cara a cara o nada.

      Eliminar