NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

lunes, octubre 14, 2013

Las Mentes Compartidas

La tristeza en la que nos hundimos muchas veces los mutantes es, quizás, el motivo principal por el que hice los diferentes grupos de mutantes a lo largo de mi vida (La Probeta, los talleres de sueños, el grupo “Uranianos” de Yahoo y el de Facebook)

¿Por qué nos invaden esos momentos tan oscuros?
Según pude ver en mí mismo y en muchos amigos, hay muchas causas, siendo una muy importante el tipo de energías con las que nos topamos “por ahí”

Al tener percepción expandida, los mutantes tienen más “estados” diferentes. Estos estados no son simplemente cambios de ánimo, sino nuevas mentes que han pasado por nosotros.
Esto merece una atención aparte.

Presos de la ilusión del “yo” nosotros tendemos a pensar que cuando paseamos por un bosque, por ejemplo, ese ambiente “nos alegra” en el sentido de algo exterior que afecta a algo esencialmente impermeable, como si fuéramos una pelota que se refresca en una piscina.

No es así: cuando entramos a un bosque en forma armoniosa, respetuosa, en silencio y receptividad, puede pasar que la Mente que ocupa ese bosque nos ocupe a nosotros también. Esto no coincide para nada con la visión que el pensamiento egoico tiene del universo, en el cual los seres tienen una naturaleza psicológica sólida, indivisible; la visión de que la mente es más como un espacio por donde pueden entrar y salir otras mentes es por completo incomprensible para el cerebro, cuyos límites orgánicos son las fronteras definitivas entre el “afuera” y “adentro” incluso en lo psicológico.

Ya que han abierto el corazón aquí para contar lo que les pasa, permítanme contar esta anécdota personal sucedida en San Marcos Sierra, donde relato cómo fue que descubrí este hecho por mí mismo, y de paso así puedo explicar mejor a lo que me refiero.

En aquel lugar la sequedad es importante; las salinas están cerca, las temperaturas pueden ser altas, y hay poca agua. Entonces las plantas pasan por ciclos muy marcados de sequedad – riego. No es como en las zonas húmedas donde no hay mucha diferencia entre regar y no regar.
En pleno verano, sobre todo si no hay lluvias y sí mucho viento incandescente, uno está obligado a regar planta por planta hasta varias veces por día.
Comenzó a llamarme la atención un hecho: la felicidad que sentía al regar. Esto no era algo nuevo. Cuando tenía 14 años me tocó ayudar a una monjita que tenía una especie de vivero con cientos de pequeñas macetas. Muchas veces sentí una inmensa felicidad al hacerlo, en las penumbras del ocaso, y ese recuerdo quedó impreso.
En San Marcos, al ser consciente del fenómeno, comencé a experimentar con el mismo; por ejemplo, trataba de notar en qué preciso instante comenzaba a sentir esa felicidad fresca y espacial, y me preguntaba si tendría que ver con alguna substancia que las plantas lanzarían al aire, o algo así. Poco a poco me di cuenta de que era un fenómeno energético. Y una tarde sucedió que pude ver con total claridad que esa no era una "alegría contagiada" por una "mente vegetal", sino algo más: esa misma alegría ERA una nueva mente, y lo que es más, formaba parte de mí, momentáneamente.
No es que mi mente y la de las plantas se fundieran, sino que, de alguna forma, las dos mentes coexistían por sí mismas y unificadas a la vez. Uno era consciente de ambas mentes, la propia y la de los vegetales. Sucede que la mente de las plantas es feliz; las plantas son seres inmensamente felices, espaciales, misteriosas y transparentes. Todos hemos sentido su felicidad alguna vez, pero hemos pensado que "nos han transmitido" esa paz.

Observemos con atención, la próxima vez: esa felicidad en sí misma es otra mente, bien concreta y bien localizada, ya que si uno se va de ese lugar, la mente no durará mucho tiempo "dentro nuestro".
Es decir, nosotros somos el punto de confluencia de muchas mentes, de muchos planos impersonales. Y los mutantes, en particular, son mucho más proclives que los normales para fundirse con variadas mentes y dimensiones del universo.
Esto nos produce unos "efectos secundarios" de cuidado, ya que no todas las mentes son tan gráciles, livianas y alegres como la de las plantas; a veces podemos entrar en contacto con mentes vastísimas, misteriosísimas, poderosísimas. Sobre todo este último factor es importante... hay mentes muy, muy intensas que nos pueden sacudir como a un patito de plástico en un maremoto.
Mientras sucede no hay problemas... uno está "bien acompañado". El problema comienza cuando la energía se va, porque puede sobrevenir una gran inestabilidad. Las maneras en que esto ha sido expresado por mis amigos difiere mucho: altibajos profundos, sensación de que "nada importa", ganas de "salirse de todo esto", "ojalá fuera normal", y sobre todo una enorme tristeza. También está la sensación de que nuestra vida está siendo "intervenida", que perdemos el control sobre ella, junto con la sensación de incertidumbre penumbrosa. Esto puede permanecer hasta el siguiente evento de bienaventuranza o visitas energéticas que de nuevo nos transportan al nirvana.
Definamos todo lo anterior como "inestabilidad".
El contacto/ser parte de inmensas mentes/energías nos sacude a niveles desconocidos. Entonces esos estados sean, quizás, un precio a pagar, o una consecuencia inevitable.
Lo cierto es que hay un remedio para ello, y fue instituido ya por el Buddha al crear la Sangha, o congregación de monjes. Y lo mismo Krishnamurti, quien habló varias veces de la necesidad de "estar juntos".

Cuando estamos muy inestables lo más necesario es un grupo de amigos, familiares o pareja que comprendan lo que uno está pasando. Al mezclar nuestras energías con otras más estables, todo se tranquiliza. Estar solos ante estos misterios y sus efectos puede darnos mucha claridad en el ver, pero mucha conmoción energética y emocional, y por esa razón está este grupo, donde espero que haya nuevas y muchas amistades creadas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario