NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

miércoles, septiembre 11, 2013

La hipocresía anti imperialista

Respuesta a una querida amiga, a quien se le ocurrió poner, en Facebook, una bandera norteamericana con la lista de sus guerras.
Dedicado a mis otros amigos "anti imperialistas"


No me gusta que se carguen las tintas contra USA, siendo éste uno de los imperios más benignos que han existido - en realidad, el más benigno, luego de los imperios budistas de la antiguedad.
Pienso que es totalmente injusto.

Para colmo, la mayoría de las personas que atacan a USA luego caen en contradicciones (o hipocresía) insalvables, como ser, la admiración de Roma, Grecia, Egipto, China, India, los Aztecas, Incas, etc.

¿Y se puede saber qué fueron todos ellos?
Pues imperios.
Imperios con esclavos, con pueblos conquistados unos tras otros.

Piensen un momento: Argentina y Brasil son Imperios. Tienen mayor tamaño que Roma, Egipto, etc y conquistaron pueblos hechos y derechos que vivían en sus tierras, imponiendo su idioma, una bandera, etc. Estamos acostumbrados a verlos como países, pero caben perfectamente dentro de la calificacion de Imperios (de hecho, Brasil hasta tuvo emperador, como México también)
Pero no andamos poniendo la bandera argentina como símbolo imperial. No nos consideramos así, pero apuntamos a USA sin dudarlo llamándolos "imperialistas".

Los imperios son un mal necesario. O hay imperios o hay tribus. Donde hay tribus hay fragmentación, pequeñas guerras, atraso eterno. Todos los grupos humanos que aún están en la edad de piedra son tribus perdidas, e inversamente, casi todos los adelantos que tenemos provienen de imperios.
Estamos hablando el idioma del Imperio Español, con letras del Imperio Romano, con computadoras e Internet surgidas del ejército del Imperio Yankee. Si no hubiera sido por los imperios, yo estaría en alguna caverna en el Piemonte, hablando un dialecto incomprensible para vos que estarías en otra caverna por ahí cerquita, en Napoles, ponele. Y nos estaríamos comunicando por Internet a señales de humo.

Los imperios no se construyen yendo de tribu a tribu con un ramo de rosas, diciéndoles: "queridos, juntémonos en un mar de jolgorio y cantemos el himno a la alegría rumbo a un mundo unido por la paz..." - bueno, dejo aquí, porque para proclamas voluntaristas me ganan las religiones devocionales y los idealistas.

Hasta ahora, el estado de la humanidad ha sido tal que la gente se juntaba únicamente por la fuerza, esa es la tristísima realidad. "No nos une el amor, sino el espanto". Pero igualmente esto está por cambiar, con la llegada de las comunicaciones.

En fin, para no hacértela larga, USA no es un imperio en sí mismo, es sólo la parte más vital del Imperio de Occidente, que incluye el Imperio Británico, Europa, India, Japón, etc. O sea, los que adoptan el estilo de vida democrático.

Entonces, cuando USA está por mover sus avioncitos, ponemos el grito en el cielo, sin reflexionar que esos mismos enemigos de USA son personas que ejecutarían, meterían presos, o como mínimo castigarían por diferentes motivos al 100% de todos nosotros. Eso es porque los enemigos de USA son los fascismos, básicamente. De derecha, de izquierda y el religioso. Tan sólo el islam ya se cargaría a unos cuantos amigos míos por ser adúlteros, tomar alcohol, drogas, ser gay, y una larga lista más; yo me salvaría excepto que descubran que soy astrólogo. El fascismo se encargaría de otro montón de amigos míos por otra larga lista de cuestiones raciales... y yo me volvería a salvar. Pero no me salvaría de los comunistas, que me mandarían al Archipiélago Gulag por ser cipayo de los yankees.

Así que USA, (con todos sus errores, varios de los cuales están en esa bandera) tiene un propósito final, un objetivo hacia el que camina que coincide con los míos: más libertad, más ciencia, más comunicación, más igualdad de sexos, raza, dejar la religión al ámbito privado. Entonces mi deber no es destruir esa banderita, no quemarla, no denigrarla, sino ayudar a que deje de mancharse, a que no cometa más errores por que a veces se comporten como boludos, porque comprendo que el espíritu de Occidente es mejor que todo aquello que busca su destrucción.

Fui clarito? Abrazotes, querida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario