NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

domingo, septiembre 17, 2017

El poder de las escuelas sobre las generaciones

Una nota que comparto porque me ahorra muchas palabras:
Algo peligroso fermenta en la Argentina

Viví lo mismo que el autor: ver cómo el lavado cerebral de una generación puede convertirse luego en grandes desgracias. Y estoy viendo esto a dos puntas: tanto en Argentina como en España, en el primer caso con el peronismo de izquierdas y en el segundo, con el lavado cerebral nacionalista tanto de Catalunya (hoy en el candelero) como de Euskadi, que aún sin ETA, sigue educando a sus niños con un nacionalismo renovado que ya veremos en qué termina, porque el temperamento vasco es bien diferente del catalán, está visto de sobra.

En Argentina se pueden ver jóvenes en sus 20-30 que se parecen enormemente a los que tenían esa misma edad en los 70. Para quien vivió ambas épocas parece un revival. Son las mismas reivindicaciones, los mismos odios de clase, la misma paranoia antioccidental, las mismas y ENORMES contradicciones. 


*** La clave está en la educación***


Con cuánta claridad puede verse esto, aún en tiempos donde uno pensaba que las instituciones educativas perderían su poder de lavaje cerebral por la llegada del democrático Internet. Todo lo contrario: lo que estamos observando es que las escuelas inclinan ideológicamente a los niños, y luego éstos siguen en la corriente de la Web eligiendo cuidadosamente aquellas páginas que confirman la dirección de su crecimiento. Sólo un bajo porcentaje se libera, realmente, del nacionalismo o del odio de clases cuando éstos fueron impresos en la niñez. Los jóvenes no se dedican a cuestionar su educación sino que siguen de largo afirmándose cada vez más en esas viejas semillas de la muerte, en esos nichos cerrados que apenas se rozan con los que opinan diferente; y cuando lo hacen, es en forma confrontativa, no para descubrir la verdad.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario