martes, marzo 10, 2015

El sabio, la luz y la oscuridad


Partes de un diálogo sostenido en Facebook sobre una frase de Nietzche.





  • Toda vivencia, por su naturaleza transformadora, implica un riesgo, al contrario de la superficialidad del pensamiento.

  • Hay un tema que anda rondando de muchas maneras diferentes, estos días. Aparece en esta frase, cuando hablamos de lo político, y cuando hablamos de los falsos gurúes.

    En las memorias de Mary Zimbalist queda cada vez más claro algo, y es cómo K enfrentaba la cuestión de las energías malignas, algo que sólo fue sugerido en otras biografías.

    Cuando uno se enfrenta a las "propias oscuridades del alma"... ¿acaso esa oscuridad no es parte de algo mayor?

    Así como la bondad es parte de un "depósito universal de la bondad", así también podemos pensar que son las energías oscuras, porque en este universo no hay nada personal, sino que en último análisis, TODO es un juego de energías impersonales.

    Al florecer en nosotros algo bello y bondadoso, eso no es parte de "nosotros" sino que hemos dejado que nos traspase cierta luz que no es propia, que viene de lejos y hace tiempo y va más lejos aún . Pero esto también es cierto respecto a lo oscuro. Cuando dejamos que el odio o la confusión, bajo sus diferentes formas, nos invada, abrimos puertas a abismos peligrosos que, como dice Nietzche, podrían devorarnos.

    No es que nuestra propia oscuridad nos devorará, eso no tiene sentido, sería como comernos a nosotros mismos. No, lo que nos puede devorar es algo mucho mayor a lo que abrimos la puerta cuando odiamos, cuando estamos confundidos .

    Y contra eso sólo hay un lugar donde estar a salvo, y es en la claridad del afecto.
    Porque, como dijo K, "Donde hay amor, hay protección. El odio permite que el mal penetre "
  • La confusión también es una puerta a las fuerzas destructivas, otro nombre que K puso a lo oscuro. Cuando Mary Zimbalist le preguntó si ella podría aprender a hacer las cosas "mágicas" que K hacía (mayormente protecciones varias) él se negó, diciendo que ella tendía a la distracción y que eso podría ocasionar que tales fuerzas entraran en ella.
    Esto debería ser para todos un poderoso llamado de atención. Las fuerzas destructivas no sólo pueden apoderarse de una persona debido a los sentimientos tales como el odio, sino también por confusiones mentales, distracciones, desatención.
  • Sobre todo por la parte de la confusión mental es que yo soy tan intolerante con los contenidos conspiranoicos en este grupo. Son una fuente no sólo de ideas equivocadas, sino de energías oscuras. De las dos cosas a la vez. Y lo mismo con respecto a los contenidos de los gurúes.




11 comentarios:

  1. ¡Vaya! ... ¿cosas "mágicas"?
    Eso me lo podia esperar de Sai Baba o de cualquier pitonisa... pero ¿de Krishnamurti?
    O sea, que algunas personas iban a Krishnamurti a que este les hiciese cosas "mágicas"(mayormente protecciones varias)? Me deja usted de piedra.
    ¿Qué tipo de personas eran esas?
    ¿Como Pujol cuando iba a "pasar el huevo" con la bruja Adelina?
    ¿Como las marujas asturianas que van a "pasar el agua" con la vidente de turno?
    ¿Dónde queda entonces toda la enseñanza de Krishnamurti?
    Mucho te tienen que resbalar sus constantes pláticas sobre el miedo o el interés propio, para que luego aún vayas por la vida buscando "protecciones mágicas", ¿no cree usted?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las personas que rodearon a Krishnamurti eran de todas clases. Incluso algunos no estaban interesados en sus enseñanzas pero tenían un vínculo afectivo con él.
      Otros sí lo estaban pero tenían una comprensión parcial de sus enseñanzas.
      Conocí en la India a una mujer a quien K había tratado de curar de un dolor abdominal. En ese caso no funcionó, y esa mujer me contaba riendo esa anécdota, como una más de las tantas cosas que hacía K en su vida cotidiana y arrancaba sonrisas entre sus amigos.
      Pero lo cierto es que sus poderes curativos - que podían funcionar o no, según él mismo lo dijo - llegaban a extremos de recuperar la visión o audición perdidas hasta sanar del cáncer, nada menos.
      Lo cierto es que él tomaba esto como una parte más de la vida, no como algo especial.
      El mundo energético sutil que nos rodea, y al cual la enorme mayoría de las personas están lastimosamente ciegas, es una continuación de la realidad material, y no tiene nada de especial en relación con las enseñanzas mismas, salvo que su percepción es inevitable a medida que uno profundiza en las enseñanzas, en la expansión de la propia sensibilidad.
      Entonces ese nuevo mundo sutil se integra naturalmente al viejo mundo conocido, y para una persona que tiene integrada esa nueva realidad, cosas tales como curaciones menores a través de las manos, hablar con los árboles, recibir a las dimensiones atemporales, sentir a las energías malignas, comunicarse con la mente de las rocas, etc se convierten en algo tan natural como cualquier otra cosa.
      Las "protecciones mágicas" tienen un carácter tan "trascendente" como mejorar la cerradura de una casa o poner rejas en las ventanas. Es lo mismo.
      Ahora, una cosa es todo lo anterior y muy otra las adivinas y brujas que pululan por ahí.
      *** Eso es muy otra cosa ***
      Recién, casualmente, estuve un rato largo bloqueando los avisos de Google que contenían "videncias", "curaciones", "lazos de amor" y no sé que otras estafas más.
      Una cosa no ha de confundirse con la otra, y no se confunde precisamente porque ambas están bañadas, por así decirlo, de una energía completamente diferente que debería ser captado al instante, exactamente como en el caso de Israel que hablábamos antes.

      Todo puede ser englobado dentro de la expansión de la percepción.

      Eliminar
  2. Bueno, para usted es pan comido “no confundir una cosa de la otra” (sólo tiene que echar un vistazo a la energía que baña a cada una). En cambio, esa enorme mayoría de personas que no disponemos de su percepción instantánea... normal es que intentemos usar la inteligencia, el sentido común, el pensamiento racional... -llámelo usted como quiera, pero algo de eso tendremos que usar- para no ir por la vida de estafa en estafa, ni subordinados a cualquiera que aparezca diciendo que “ve” o “siente” más cosas que nosotros.
    Y le diré que usando la inteligencia no encuentra uno muchos motivos para decir “el vidente A es auténtico y el vidente B es un estafador”... sino más bien “¿por qué iba a necesitar yo un vidente?”

    Por ejemplo, con respecto al mundo energético sutil que usted plantea, mi mayor objeción no es que las rocas no posean mente para contactar con ella, sino : ¿Por qué? ¿Para qué?
    Hablar con los árboles es claro que todo el mundo puede (otra cosa es que puedan ellos contestarle a uno). Lo que está claro que no pueden es huír (como haría un lince o un gamo o casi cualquier otro animal en similares circunstancias). Y entonces lo que yo me planteo es: ¿Qué cosa le podemos contar a un árbol que sea realmente de su interés? ¿Cómo sabemos que no le estamos importunando con nuestra conversación? De hecho, ¿qué falta hace que le hablemos?

    Si una persona acepta lo que es, ¿qué necesidad tiene de ponerse un bisoñé, o de contactar con espíritus, de buscar ser “sabia”, o de ansiar hacer -o que le hagan- videncias o cosas “mágicas”?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Gordons... bueno, déjeme decirle que es un placer hablar con usted, por varias razones. En particular, este último comentario suyo me ha hecho sonreír con ganas, jeje... ya le diré por qué.

      Entre esas razones está que usted habla desde un razonamiento lúcido, con cuestionamentos lógicos, y una búsqueda de respuestas exenta de personalismos. Si Ud lee otras discusiones que se han mantenido en este blog, verá el surgimiento y predominio de las emociones, la distorsión del sentido común a partir de pensamientos fijos, etc.

      En verdad, hablar cuerdamente, con sentido común, es un raro privilegio estos días.
      Bueno, veamos hasta dónde podemos llegar con sus cuestionamientos por la vía puramente lógica.

      Ud dice:
      "En cambio, esa enorme mayoría de personas que no disponemos de su percepción instantánea... "

      Yo cuestiono esto; creo que la percepción instantánea y la sensibilidad son inherentes a todos excepto en los casos de malformación, daño o deterioro biológico.
      Como ya le dije, tal percepción es diferente a los ESP, o capacidades paranormales, y en cambio es lo mismo que la sensibilidad a lo bello-feo.

      Hagamos un ejercicio, permítame.
      Primero obsérvese tal como está, en su conjunto. Su cuerpo, sus emociones, sus pensamientos.
      Luego, vea el siguiente video:
      Krishnamurti sobre la belleza
      Mírelo hasta el final, luego observe qué cosas han cambiado en usted.

      Luego de unos minutos, mire este otro video:
      Programa infantil de Gaza


      Ahora, al terminar, fíjese qué ha cambiado de nuevo en Ud, y ese cambio producido a nivel físico, emocional y mental, está relacionado con la percepción de la mente de los árboles y las rocas.
      Como ve, es algo que escapa por completo al pensamiento, al análisis, al razonamiento.
      Ahora en otro comentario, enfocaré este punto.

      Eliminar
    2. Bueno Gordons, tengo tiempo para responder algo más de lo que dijo, y es la parte que me hizo gracia:

      "Por ejemplo, con respecto al mundo energético sutil que usted plantea, mi mayor objeción no es que las rocas no posean mente para contactar con ella, sino : ¿Por qué? ¿Para qué?"
      (...)
      Y entonces lo que yo me planteo es: ¿Qué cosa le podemos contar a un árbol que sea realmente de su interés? ¿Cómo sabemos que no le estamos importunando con nuestra conversación? De hecho, ¿qué falta hace que le hablemos?


      No hay razón alguna para la comunicación entre los seres del universo, Gordons. Es un hecho natural e inevitable. ¿Por qué se está comunicando Ud conmigo o con su vecino?
      A veces uno necesita hablar con alguien por motivos específicos, pero aún si no existieran esos motivos, la comunicación seguirá existiendo, porque el relacionamiento de unos seres con otros es absolutamente inevitable.

      Ahora, Ud plantea la naturaleza de la mente de rocas y árboles desde un punto de vista antropocéntrico... proyecta su propia mente en ellos, proyecta sus propios deseos de no ser importunado, por ej.

      La mente de los árboles, en particular, es bastante diferente de la humana por varios motivos, no sólo por no depender en un órgano como el cerebro, ya ni hablemos de las rocas y de las montañas. Respecto a esos grandes seres que son las montañas, K dijo algo muy bello alguna vez, aparte de que las montañas conversaban entre sí... dijo que ellos simplemente eran, no buscaban devenir en alguna otra cosa.
      Las mentes naturales, a pesar de sus diferencias, tienen una base común: la percepción. La percepción es común a todos los seres. Lo que venga después de la percepción ya es otra cosa; un tigre procesa los datos de forma diferente a un ave o pez, etc.

      Y es en el terreno de la percepción donde esa comunicación no verbal tiene lugar. Ahí uno se entera de si las montañas le están prestando atención a uno o simplemente nos están ignorando, o si los árboles no quieren ser molestados en su sueño, etc.

      Pero estas cosas no pueden ser entendidas por el pensamiento ni de lejos. Es el pensamiento el que obstaculiza todo esto, y la vía para que el pensamiento cese en su actividad bloqueante de la sensibilidad es, como hemos hablado antes, la observación completa, integral de nuestro ser ante la belleza y la fealdad.

      Saludos

      Eliminar
  3. Hola, ya he visto los vídeos. El segundo se me hizo cuesta arriba terminarlo -todos los vídeos que utilizan a niños amaestrados para recitar mensajes diseñados por adultos me repelen (y más aún en este caso, cuyo propósito no es divertir a la audiencia sino fomentar el fanatismo).

    El primer vídeo ya lo conocía. Muchas charlas de Krishnamurti tratan sobre la percepción atenta que llega cuando el parloteo de nuestra mente se acalla. Personalmente veo fácil alcanzar ese estado dibujando; son momentos de gran atención (y relación) en los que sin embargo no me planteo hablar con nadie (persona, animal o cosa) ni necesito palabra alguna. En cambio, el detectar entidades psicológicas o “mentes” en las rocas y los árboles y pretender hablar con ellas... no sé yo si contribuirá mucho a acallar el parloteo de la mente o más bien a multiplicarlo (un poco al modo de los mediums y los ventrílocuos que también otorgan distintas mentes y voces a sus personajes,... la montaña que nos ignora, el árbol que desea que lo dejemos dormir, las fuerzas malignas... ¡¡demasiadas entidades por ahí sueltas!! :D).
    Usted mismo señala en su artículo el “peligro de confusión mental” y al menos en eso podemos estar de acuerdo. Lo que yo añadiría es que contra la confusión mental va bien aplicar alguna herramienta de limpieza.
    Para no repetirme hablando otra vez del sentido común voy a proponer una que a usted le gustará: El “pensar negativo” (para mí, la mejor aportación de Krishnamurti).
    -Sigo en un próximo comentario, si me lo permite-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gordons, continúe cuando quiera. Sólo una acotación: una cosa es perseguir las experiencias extrasensorias, sean éstas la levitación o hablar con los árboles, y muy otra es que esto ocurra natural e inevitablemente como consecuencia de una vida religiosa.
      Ambas cosas no tienen nada, nada que ver. Más bien están en las antípodas, porque para que sucedan naturalmente el pensamiento tiene que estar muy, muy quieto, y la persona que anhela las experiencias es una persona agitada, pensante, muy centrada en sus propósitos.

      Ahora, en cuanto a la multiplicidad de seres que nos rodean... es formidable. Estamos en un Universo superpoblado y para colmo, de conciencias superpuestas. Me acuerdo de una anécdota de K, que caminaba por la playa con un amigo que le preguntó si veía a los elementales (espíritus) del mar, y K le contestó que sí, que estaba "lleno" de ellos.

      En cuanto al video, se lo puse ahí no para que genere nuevas conclusiones en su mente, sino para que Ud pueda observar todas aquellas otras reacciones que NO son de su mente, las reacciones que se sienten en el estómago, la piel, en la atmósfera de una habitación, en su estado general, en su pecho, garganta... es decir, dentro y fuera de Ud.

      Saludos

      Eliminar
  4. Tal como yo lo entiendo, K distingue entre el “pensar positivo” y el “pensar negativo”, siendo el “pensar positivo” el que acumula ideales, conocimientos, experiencias, valores, sistemas, creencias, ritos o teorías, ... creyendo que de esa manera progresa en su “sabiduría”,

    ...mientras que el “pensar negativo” es el pensar que percibe algo como falso o INNECESARIO, y en lugar de combatirlo (que sería como llevarlo pegado) simplemente lo descarta, liberando espacio en la mente para percibir. Dicho con un símil: Es como quien sale de casa cargado con una bolsa de basura y la suelta en el contenedor, pudiendo ya dar el resto del paseo sin ese engorro.

    En realidad, Krishnamurti en sus charlas no habla demasiado del “pensar negativo”, pero lo practica de contínuo: Cuando habla de algo (el temor, el amor, la educación, la religiosidad... ) no lo define directamente, sino que dice: “Vamos a indagarlo” ...y en esa indagación lo que va haciendo es apartar la hojarasca, ver qué ideas o cosas podemos ir descartando (dado que son como equipaje inútil que llevamos a cuestas, ya sea por nuestra tradición o por afición personal a cosecharlo).

    Entonces es cuando va hablando de Dios, del karma, de la resurrección o de la reencarnación,... como supersticiones, como “ideas consoladoras” que el hombre ha ido creando a lo largo de la historia, de la misma manera que ha ido construyendo cada cultura sus ritos y ceremonias y templos –(que no dejan de ser “lugares de entretenimiento”). Sobre el culto a los líderes, gurúes y maestros espirituales dice que es pueril; a la identidad nacionalista o religiosa o política la juzga por sus frutos (fanatismo, odio, guerras) y la ve como un engaño de siglos, una gigantesca manipulación que ha destruido millones de vidas. A las creencias en general, las ve como supersticiosas búsquedas de protección, escapes frente al temor, ...y a los votos de monjes y sacerdotes, las clausuras y sacrificios para conseguir el “desapego”, ...los ve como aberraciones, como negaciones de la vida -((nótese que en la mayoría de estas cosas es muy nietzscheano))-. Hasta la búsqueda de “iluminación” la identifica con el afán de prestigio y de influencia sobre los demás. Y la posesividad y el consumismo en el que vivimos inmersos, por supuesto también lo ve K como una cosa estúpida, insustancial.

    Por ahí van mis objeciones al “mundo energético sutil” -y al tremendista de la "puerta abierta a las fuerzas destructivas, protecciones mágicas, energías oscuras", ... (esto suena como un capítulo de “Juego de tronos”)- : Después de una tan buena limpieza general ... ¿Por qué volver a complicar la realidad con esoterismos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Gordons, veo que aún te falta adentrarte en la Jungla K... :)
      Tendré que elegir 2 o 3 puntos para que no se haga muy largo.

      El primer punto es el asuntito del pensamiento positivo-negativo. Tal diferenciación es muy menor ante la de pensamiento-percepción, que es donde reside el núcleo de la enseñanza de K. El pensamiento, por más positivo o negativo que sea, siempre sigue siendo pensamiento, y por lo tanto es limitado, no puede ir más allá de sí mismo.
      La percepción, por otra parte, es algo completamente diferente.
      Es la indagación-percepción la que tira las cosas innecesarias de uno, no el pensamiento negativo.
      ¿Acaso el pensamiento negativo puede llegar a darse cuenta de la inutilidad de sí mismo?
      Es la percepción del pensamiento mismo y sus trucos, su naturaleza obstaculizante, el que da el paso de purificarse del pensamiento y de la memoria egocéntricos.
      El "apartar la hojarasca" lo hace la inteligencia, que está a años luz de toda clase de pensamiento.
      Este punto es crucial en la comprensión de las enseñanzas. Pero hay otros puntos cruciales.

      Decís:
      "Entonces es cuando va hablando de Dios, del karma, de la resurrección o de la reencarnación,... como supersticiones, como “ideas consoladoras”... " etc.

      Es así. La reencarnación tal como la gente se imagina en la India es una superstición... pero existe. Y lo mismo pasa con Dios, y con USA y con latinoamérica. Una cosa muy graciosa que me enteré estando en una escuela de la India fue descubrir cómo nos percibían ellos a nosotros.
      Tienen la imagen de gente feliz, de moral bastante relajada, tocando maracas en una playa y bailando todos los días. Es decir, la imagen caribeña eclipsa a todas las demás imágenes que los indios puedan tener de latinoamérica.
      Pues bien, esa visión que tienen es una superstición, una visión deformada. Pero latinoamérica bien que existe, no?
      Y bueno... date cuenta que en muchos otros lugares K sí habla de Dios, sí habla del efecto de una acción ("karma") e incluso de reencarnación (recordaba dónde solía dormir la siesta el Buddha en Rajghat, 2600 años después)

      Los relatos de este tipo son innumerables en la vida de K, y no veas los que están en las memorias de Mary Zimbalist, je...

      Decís:
      "Por ahí van mis objeciones al “mundo energético sutil” -y al tremendista de la "puerta abierta a las fuerzas destructivas, protecciones mágicas, energías oscuras", ... (esto suena como un capítulo de “Juego de tronos”)

      Pero Gordons, objetá todo lo que quieras objetar, y de paso objetá también la existencia de las galaxias, ya que estamos, porque el mundito energético sutil tiene visos de ser aún más inmenso, rico y complejo que el mundo físico. Hagas lo que hagas, tus "objetados" seguirán gozando de
      buena salud, porque son demasiado inmensos y contundentes.
      Si tales realidades te causan conflictos, pues es un problema tuyo. Si para conservar tu limpieza mental es necesario que sólo exista la
      realidad material, pues eso no causará un reacomodamiento de orden cósmico para eliminar a todas las demás realidades que te molestan.
      Esas cosas simplemente seguirán estando allí, como muros cuya existencia te empeñas en no aceptar.

      Ahora - y con esto llegamos al último punto - quiero volver a insistir sobre algo:

      "Después de una tan buena limpieza general ... ¿Por qué volver a complicar la realidad con esoterismos?"

      Gordons... eso NO es una opción, como ya te dije anteriormente.
      Si vos comenzás a expandir tu sensibilidad y por ej, al ver los dos
      videos ésos - el de K y Gaza - captás lo que sucede en los múltiples
      planos que te componen y no sólo lo que pasa en tu cerebro, entonces la aparición de "poderes psíquicos" es absolutamente inevitable con el tiempo - y esto lo afirmó claramente K.

      Ese orden que produce K a nivel del pensamiento es una parte muy pequeña de la enseñanza. Luego de ese ordenamiento viene la expansión de la percepción, y con esa expansión comienza la fiesta.

      Una fiesta muy diferente a las comunes, jaja...

      Saludos

      Eliminar
  5. :D
    Qué manía de menospreciar al cerebro y al pensamiento, como si fueran estorbos!!
    Tome a una persona, extírpele el cerebro y luego póngale todos los vídeos de Gaza que quiera : Ni el estómago ni el pecho, ni la sensibilidad ni “los múltiples planos” le van a hacer percibir nada. Igual que existe la inteligencia lógica está claro que existen otras facetas o tipos de inteligencia (matemática, espacial, musical... ) pero todas tienen al menos una cosa en común: Todas se van al carajo si nos quitan el cerebro. A veces basta un simple golpe en la cabeza para que las facultades mentales ya se alteren seriamente…

    Y qué problema hay con el pensamiento?
    Todos los artículos y comentarios de blog, todo lo que hablamos o indagamos aquí es pensamiento. Todo lo que se recoge en los libros de Nietzsche y Krishnamurti ES pensamiento.
    ¿Qué es este debate que estamos manteniendo, si no es pensamiento? Yo le digo lo que pienso y usted me responde con lo que ya sabe, como experto en “la jungla K” :D
    ¿Que además existen otros estados mentales de pura percepción o atención, en los que el pensamiento se calla? ¡Por supuesto!
    Eso lo sabemos los dibujantes, los escultores, los músicos, los surfistas, ... lo sabe mucha gente: Cualquier persona que haya tenido o tenga habitualmente la experiencia de una atención intensa, que deja temporalmente en suspenso el lenguaje, el juicio, el análisis, la memoria...
    Cuando Krishnamurti –o un parapentista, o un montañero- se queda de pronto anonadado por la belleza de una montaña nevada bajo el cielo azul de la mañana ... sin duda no está pensando, está demasiado ocupado percibiendo. Pero cuando Krishnamurti -o el parapentista- relata en una charla esa maravillosa sensación que tuvo (como en el caso del vídeo que usted me recomendó), eso es pensamiento, y además no hay nada de malo en que lo sea.

    Sobre el tema karma, dios, reencarnación ...
    no se ofenda, pero su actitud me ha recordado a esas personas acumuladoras que viven en una habitación atestada, y que si alguien se la despeja van corriendo al cubo a rescatar todos los cachivaches y a reponerlos “en su sitio”. ¿Habrá quien vea reforzada su fe en la reencarnación por la existencia de Latinoamérica? Bueno, posiblemente sí; pero no es mi caso.
    ¿Que Krishnamurti otras veces se mostró ambiguo, o incluso creyente en el karma y demás?
    Es posible. De todas formas yo no aspiro a dar por bueno TODO lo que dijeron -o dicen que dijeron- los pensadores que admiro. Ni ellos mismos podrían, porque hay contradicciones, cambios y evoluciones evidentes a lo largo de una vida. Como ya le dije, a mí Krishnamurti -igual que Nietzsche- me interesa como pensador (no como el teósofo, médium o aspirante a mesías que en algún momento de su juventud al parecer fue). Y para mí lo valioso de los pensadores está en su PENSAMIENTO, recogido en sus propios libros, no en los cotilleos de Zimbalist o de su cocinero o de cualquiera que venga por ahí diciendo que lo conoció y que tiene su firma en una servilleta o una graciosa anécdota suya en la memoria.
    En el caso de Nietzsche, por ejemplo, la frase que usted cita precisamente en esta entrada para mí no es muy interesante, no me dice mucho, quizás porque corresponde a la faceta más literaria de N, que no es mi preferida: Yo nunca he visto a ningún sabio devorado por fauce alguna, y en cambio casi todos los días veo ejemplos de la peculiar psicología del “sacerdote ascético” que Nietzsche magníficamente explica en su “Genealogía de la moral”.
    Y eso mismo me ocurre con K: Unas ideas suyas me interesan más que otras, y como obviamente no soy un creyente, no necesito hacer mías sus contradicciones; sólo me quedo con lo que me convence. (Pero esto es lo maravilloso del pensamiento: todas las ideas y detalles de K que yo descarto parecen ser con las que usted más se regocija :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al menos quedó claro en qué nos diferenciamos!!!

      "Y eso mismo me ocurre con K: Unas ideas suyas me interesan más que otras, y como obviamente no soy un creyente, no necesito hacer mías sus contradicciones;"

      Gordons, no hubo jamás ninguna contradicción en la enseñanza de K

      Cuando el pensamiento se enfrenta con algo que lo supera, como las dimensiones atemporales, entonces ve eso como "contradicciones" o como cosas incomprensibles.

      Pero quien ve eso mismo desde más allá del pensamiento, simplemente no ve ninguna contradicción.

      Y esa es toda la diferencia entre Ud y yo.

      Al menos algo quedó claro, no?

      Saludos!!!

      Eliminar