jueves, junio 28, 2007

Dias de Magia

Siento que muchas cosas que me andan pasando estos días comenzaron el 10 de octubre del 2006, día que tuve una experiencia de meditación espontánea cuando caminaba por la avenida 44 de La Plata, y durante la cual percibí un cambio de energía en mi vida.
Luego de esa percepción, menos de dos meses después, el 1 de diciembre de 2006, ví el segundo OVNI de mi vida aquí, en esta misma casa de San Marcos Sierra, y también lo tomé como una señal de grandes cambios que se me avecinaban. Específicamente, sentí que la magia fluía para mí en San Marcos, y no donde estaba viviendo en ese momento (La Plata)
Luego de esto, en enero y febrero comencé a escribir sobre la vida de Armando por vez primera, y en abril entré a un oscuro período de tristeza debido a mi separación. Pero en medio de ella, tuve comprensiones, percepciones que nunca antes había tenido.

Finalmente me vine a vivir a San Marcos Sierra, un deseo que tenía hace ya muchos años.
Poco a poco, aquí las cosas se fueron asentando y las oscuridades se fueron disipando gradualmente.
Pero desde el pasado Wesak (que yo considero fue el 31 de Mayo), las energías que visitan esta casa han intensificado su presencia, por decirlo de alguna manera.
A la vez, me estoy volviendo muy sensible; puedo sentir con detalle cosas que les están sucediendo a ciertas personas, a pesar de que están muy lejos de aquí.
Las experiencias astrales están a la orden del día, y ciertas coincidencias también han comenzado a suceder.

Finalmente, ayer sucedió algo que considero de muy buen augurio respecto a algo sumamente importante.
Salí a caminar ida y vuelta hasta San Marcos (unos 6 km). Al regreso, la Luna cercana ya a Júpiter y a la Galaxia se veía maravillosa, saliendo detrás de las sierras.
Ya en casa, decidí comenzar un trabajo que tengo postergado desde hace mucho tiempo: una buena página sobre Krishnamurti dentro de Galaxio.com.
A los pocos minutos de comenzar, me dí cuenta de que estaba vacío y feliz, y que toda la casa estaba llena de algo.
No podía seguir trabajando, así que salí bajo los dos grandes aguaribays... y allí, entre todos nosotros y muy adentro también, estaba eso que da felicidad a todas las cosas, llenando el cielo, la tierra, las estrellas y las sombras.

Las constelaciones, la Luna y Júpiter se remontaban bellísimos en un cielo que parecía impregnado por una luz diferente.

Ciertamente, no puede haber mejor comienzo.

2 comentarios:

  1. soy alcides amor.he leido comentarios en este sitio que fueron escritos por martin marcial gonzalez camperi,el es muy amigo mio.quisiera contactarme con el.por favor escribanme si esto les llego.muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Alcides, soy Martin-Marcial-Galaxio, que haces tanto tiempo!!!
    Escribime a galaxiocom@yahoo.com, aunque me imagino como puedo contactarte... saludos y nos vemos!!!

    ResponderEliminar