domingo, octubre 08, 2006

Memorias: Energia y Observacion

Con este post comienzo una nueva serie que voy a etiquetar como "Memorias" donde van a estar recuerdos de mi vida que considero posiblemente interesantes para otras personas, en particular uranianos.
El posting en sí es parte de un grupo, Encuentro en torno a Krishnamurti, pero como hace referencia a la parte más mágica de mi vida, lo considero apropiado para iniciar la serie.

=========================================

Estuve releyendo mi propio mensaje y veo que no expresé bien lo que quería decir. Tiene que ver con el primer mensaje de Roberto.
Vamos a ver si ahora me sale mejor.

Durante muchos años participé de muchos grupos de discusión K. Uno de ellos, con Armando Clavier a la cabeza, duró más de 20 años. Otro, de naturaleza muy diferente, tuvo lugar en la FKH de Buenos Aires, antes y después de la escisión con la FKL.
También conocí el grupo de la FKL de Barcelona.
Cuando llegó Internet, pude participar en varios foros, algunos de ellos en inglés.

El grupo de Armando fue realmente diferente, y lo dejo aparte, pero en todos los demás grupos pude observar un hecho que me gustaría exponer, para ver que opinan ustedes, y es lo siguiente:

Los grupos que diálogo acerca de las enseñanzas de K tienden a concentrarse en la parte de los procesos de la mente, *exclusivamente*
No digo que esto esté mal, sólo que me parece *insuficiente*, y en esto me hago eco de Roberto, quien nos habló desde el corazón.
A diferencia de él, yo sí he visto grupos donde se hablaba desde lo cotidiano, como amigos, de las cosas que nos hacían vivir con alegría y dolor todos los días. Pero generalmente, cuando eso pasaba, luego existía el riesgo de la personalización excesiva y el deslizarse hacia una terapia de grupo común y corriente.

Creo que un grupo donde se discute las enseñanzas de K es básicamente impersonal, aunque lo personal también sucede, pero en la periferia.
Si lo personal se mueve al centro de un grupo K, luego éste no puede ser diferenciado de cualquier otro grupo terapéutico.

Por lo que he visto, hablar de las cosas personales NO constituye el principal foco de resistencia en un grupo K, sino todo lo contrario: lo personal SUELE querer meterse en esto.
Yo veo que la resistencia oculta está en otro lado, y es ***la cuestión de la energía vital, el cuidado de nuestro estado energético***

¿Por qué pasa esto?

Considero esta parte tan importante, tan insoslayable en la enseñanza de K, que me llama la atención el poco tratamiento que suele dársele.
¿Es porque finalmente, es más fácil observar nuestra mente desde nuestros cómodos sillones que levantarnos tempranito a hacer yoga todos los días?
¿O porque podemos leer todos los libros de K durante meses, pero ni consideramos la posibilidad de tomar medidas con nuestra alimentación, o nuestros hábitos cotidianos dispersores de nuestra energía?
¿O porque tenemos una larga historia de intentos fallidos de transformar nuestra forma cotidiana de vivir, y nos hemos rendido?

Todavía me acuerdo de los rostros de un grupo de la FKH en Buenos Aires, allá por 1978, conformado por personas que en su mayoría habían conocido a K personalmente. Sus cuerpos estaban deteriorados, sus rostros marcados por la carne, el vino, el cigarrillo o Dios sabe qué, y sin embargo se sentaban a hablar horas y horas del "yo y lo otro"!!!

A ese grupo iban ocasionalmente unos jóvenes provenientes de un gimnasio "underground", donde se practicaba un yoga intenso. Esos jóvenes, que ni habían conocido a K, ni habían leído demasiados libros de K, sin embargo compartían muy otros niveles de comprensión y comunicación con la Naturaleza.
¿La diferencia?

La energía.

Tenían un estado de intensa energía vital proveniente del yoga que practicaban, más un estilo de vida muy puro, sin contaminaciones por drogas ni alimentos, en el marco de una dictadura terrible que, paradójicamente, facilitaba todo eso con su austeridad impuesta.

La pregunta que les hago es, pues, ¿cómo viven ustedes cotidianamente?
No para saberlo yo, es para cada uno.
¿Enfrentamos el desafío de la enseñanza de K con un cuerpo intenso, quieto, fluido, sensible, o al contrario, tratamos de manotear algo desde la confusión de un cuerpo adormilado, embotado, débil?

Personalmente, yo no soy ningún ejemplo, ya que tengo un desafío enorme cada día para mantener cierto estado mínimo, porque mi cuerpo tiende a la pereza, la gula y a otros pecados mortales, pero sé de algunos de este grupo que sí se ocupan bien de su estado energético.
¿Esto es así para todos?
¿Qué lugar ocupa en nuestras vidas el "preparar el vaso" bien entendido?

Bueno, creo que esta vez sí dije lo que quise decir. Evidentemente lo breve no es lo mío.

Saludos a todos

Technorati Tags


No hay comentarios.:

Publicar un comentario