martes, noviembre 24, 2015

Resistiendo en la caravana feliz hacia el país de Lao Tzu



"No se cansan los oficialistas de decir que van a RESISTIR ????
Me pregunto, me preocupa, hubieron 12 años larguísimos para hacer muchas cosas, ahora le toca a otro, me parece que como habitantes tenemos que apoyar, unirnos, y dejarnos de joder con la pelota. El cambio se ha hecho. Eso de que no lo dejarán hacer, eso de que resistirán, de qué están hablando???
No se qué es más oscuro."


Este post de una amiga, luego de las últimas elecciones argentinas, me ha hecho recordar (una vez más) el objeto de las envidias políticas de todo el mundo civilizado: Suiza.
Cambian de presidente cada pocos años y un gran porcentaje de la población ni siquiera conoce el nombre de tal presidente.
Podría ser comunista, o quizás taoísta. Lo de taoísta es más probable, ya que Lao Tzu dijo alguna vez que el mejor gobierno era el que no se nota que existe.

¿Cuánto nos falta para llegar a Suiza, o al país de Lao Tzu?
En Latinoamérica aún nos desangramos - literalmente - por la ya obsoleta disyuntiva entre el modelo occidental y el modelo comunista. Es una lucha que sigue costando sangre, y bastante. Quiero aclarar, lo obsoleto es el comunismo y sus disyuntivas, no lo occidental, que tiene actualmente en sus filas a muchos países flotando en una especie de Edad de Oro.
Entonces hay una visión del "gobierno CONTRA el otro" y "oposición CONTRA el otro".

Hay problemas sociales graves que afrontar en Argentina. Son tan graves que algunos temas ni se tocan, son casi tabú. Sobre esos problemas se ponen paliativos, ningún gobierno lo ha solucionado de raíz.

Quizás sea bueno volver a mirar a esos países occidentales que, como digo, están pasando por tiempos soñados. No es malo tomar modelos para estas cosas.... sí será muy malo tomar modelos psicológicos para uno mismo, pero para lo económico-político claramente no lo es.

¿Qué evita que miremos y adaptemos las soluciones que han aplicado los países exitosos, en vez de insistir buscando en donde otros se han arruinado?

¿Por qué desdeñamos unirnos a esos países, cultural y económicamente?

La tendencia global es hacia la unificación en todos los sentidos. El borrado de fronteras, la marcha hacia un solo Parlamento Global, una Lingua Franca, una economía unificada, etc. Y todo lo que se oponga a eso caerá, tarde o temprano. Mientras más tardemos en darnos cuenta de este proceso profundo, pues peor para nosotros.

Pero lejos de caminar hacia esa unificación, tercamente persistimos en lo divisivo, en el conflicto, en la "contra" incluso dentro de nuestros propios países. No contentos con no integrarnos a la creciente y alegre caravana mundial, dividimos nuestro propio carruaje llenos de resentimiento.

Y así no sólo nos perderemos la fiesta, sino que nos quedaremos solos en el desierto.



4 comentarios:

  1. Creo que estoy de acuerdo con todo lo que afirma, y lo suscribiría en un 99%.
    La única duda -un poco "colateral"- me ha surgido con esta frase :

    ”No es malo tomar modelos para estas cosas.... sí será muy malo tomar modelos psicológicos para uno mismo, pero para lo económico-político claramente no lo es.”

    Yo comparto que es bueno tomar como modelos a países que funcionan mejor que el nuestro ((¡eso cae de cajón!)), y lo que no acierto a ver es por qué se muestra usted tan seguro de que en lo psicológico sí es “muy malo” tener modelos.
    Pienso que cada vez que admiramos a alguien es porque estamos sintiendo que su conducta o su filosofía es -en algún aspecto- ejemplar o modélica, digna de inspirar a otros (recordemos que el ser humano aprende básicamente del ejemplo).
    ¿No sería incluso un poco triste que después de miles de años de civilización y desarrollo cultural no hubiese nada aprovechable en el aspecto psicológico?

    Otra cosa es que los modelos psicológicos masivamente propagados por el cine y la televisión sean ALARMANTEMENTE ESTÚPIDOS. Y eso sí creo que es un problema educativo muy serio y que nos va a pasar factura en el futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gordons, si tomamos a la sociedad como una extensión de nuestra realidad psicológica, entonces tampoco sería válido tomar modelos sociales porque la mente es algo tan extraordinariamente complejo y cambiante que sería como tomar de modelo a un mar turbulento.
      Cuando me refiero a tomar como ejemplos a otros países me refiero a cosas concretas, como soluciones sanitarias, educativas, económicas, etc. No me refiero a tomarlos de modelos psicológicos.

      Ningún individuo puede ser tomado como ejemplo psicológico, simplemente porque es imposible. Y es imposible porque lo que vemos de él es sólo una parte muy pequeña de su totalidad. La parte oculta de la mente es mucho más vasta - e invisible.

      Esta es la razón por la cual se pueden tomar como ejemplo de organización, etc a ciertos países, pero nunca, en ningún caso, se puede tomar como ejemplo a ninguna persona. Sólo queda el descubrir nuestras propias profundidades que, paradójicamente, es común a toda la mente humana - lo cual añade más contrasentido al tomar de ejemplo a otro.
      Saludos

      Eliminar
  2. También las cosas que vemos que funcionan bien de un país son obviamente "sólo una parte muy pequeña de su totalidad" ... y eso no impide que sea positivo tomarlas como ejemplo.
    ¿No hay ningún aspecto de la personalidad de alguien, que usted admire?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah por supuesto. Uno se puede comportar con las personas como con los países, y tomar de ejemplo tal o cual aspecto de su vida.

      Es decir, por ejemplo, puedo admirar y emular su regularidad para hacer ejercicios diariamente, sus gustos en el vestir, etc
      Pero si lo que admiro y trato de emular es su falta de envidia, o carácter firme, etc... es muy otro cantar.

      Es como copiar el modelo educativo finlandés para aplicarlo en lo posible en el sistema educativo paraguayo, o tratar de convertir al Paraguay en Finlandia.





      Eliminar