martes, agosto 27, 2013

Nuevo descubrimiento sobre los "Hongos Mágicos"



Sigo sosteniendo que la psilocibina NO ES una droga sino algo nuevo, único en su género, quizás más parecido a un fármaco, pero muy superior a éste. De hecho, lo más parecido que conozco a una sesión de yoga químico. Por supuesto, el yoga es siempre preferible.

En una universidad de Florida acaban de descubrir que repara daños cerebrales productos de traumas extremos (Trastorno por estrés post-traumático). Esto se suma a los estudios de la Universidad John Hopkins, y las de Harvard que fueron suspendidas por el gobierno de USA décadas atrás.

Krishnamurti reveló hacia los años 60 que las neuronas podían regenerarse. Esto es notable, porque por aquellas épocas se suponía taxativamente que las neuronas no podían hacerlo en absoluto. Esta nota muestra cómo la ciencia se va acercando a los hechos revelados por la enseñanza de K, en el sentido de que el conflicto deteriora el cerebro y que éste, liberado de los conflictos, puede autoregenerarse.

Las implicancias son enormes, y no sólo a nivel psicológico. Si las neuronas pueden regenerarse se abren puertas para otras enfermedades neurológicas no psiquiátricas también.

Por supuesto, los hongos no son un camino espiritual. Si así fuera, la enseñanza de K ni del Buddha tendrían sentido, y las culturas que lo consumieron durante miles de años serían hoy civilizaciones iluminadas. No es un iluminador, pero sí tiene efectos que en poco se diferencian de una práctica muy intensa de yoga, y como tal, tiene sus beneficios y riesgos para el buscador de la verdad... existiendo caminos SIN riesgos, ¿para qué tomarlos?

Pero la situación de las personas enfermas es muy diferente del buscador de la verdad... los dañados a nivel neurológico ya no tienen nada que perder, y en este caso, no podemos dejar de investigar el camino de los hongos.

Lamentamos, por supuesto, que estas investigaciones conlleven el sufrimiento de animales de laboratorio. Muy seguramente podrían haberse realizado en forma más compasiva.




Artículo original
http://www.altering-perspectives.com/2013/08/new-study-magic-mushrooms-repair-brain.html

Un nuevo estudio de la Universidad del Sur de Florida ha descubierto que bajas dosis del ingrediente activo en los hongos mágicos repara el daño cerebral causado por el trauma extremo, ofreciendo nuevas esperanzas a millones de personas que sufren de TEPT (Trastorno de Estrés Post-Traumático).

El estudio confirma investigaciones previas del Imperial College de Londres, acerca de que la psilocibina, un compuesto natural presente en los "hongos", estimula el crecimiento de nuevas células cerebrales y borra los recuerdos aterradores. Los ratones condicionados a temer una descarga eléctrica al oír un ruido asociado con el shock "simplemente perdieron el miedo", dice el Dr. Juan Sánchez-Ramos, co-autor del estudio. Una pequeña dosis de psilocibina llevó a superar "el condicionamiento del miedo" y la respuesta de "congelamiento" asociada a ella más rápido que en el grupo de ratones en Ketanserina (un medicamento que contrarresta el receptor que se liga la psilocibina en el cerebro) y un grupo control de solución salina.

Se estima que un 5 por ciento de los estadounidenses - más de 13 millones de personas - tiene trastorno de estrés postraumático en un momento dado, según la PTSD Alliance. La condición más frecuentemente asociada a los veteranos de guerra, tiene el doble de probabilidades de desarrollarse en las mujeres debido a que tienden a experimentar la violencia interpersonal (como la violencia doméstica, la violación y el abuso) con mayor frecuencia que los hombres.

El Trastorno de Estrés Postraumático no es sólo psicológico
Los síntomas comunes, tales como la hiper-vigilancia, la fragmentación de la memoria, recuerdos, la disociación, las pesadillas y las respuestas de pelea-o-pelea a los 'disparadores', generalmente se cree que son psicológicos, y por lo tanto tratables aprendiendo a cambiar los procesos de pensamiento. Pero una nueva investigación sugiere que de hecho pueden ser el resultado de mutaciones fisiológicas a largo plazo en el cerebro.

En el estudio de la Universidad del Sur de Florida, los ratones tratados con bajas dosis de psilocibina tuvieron crecimiento de nuevas células cerebrales sanas y sus regiones de la corteza prefrontal medial hiperactiva (común en los pacientes con TEPT) fueron restaurados a la funcionalidad normal.

Otros estudios independientes (http://www.thedoctorwillseeyounow.com) han demostrado que la parte del hipocampo del cerebro se daña por la tensión extrema y que esto es específico del trastorno de estrés postraumático y no está asociado con los trastornos de ansiedad o el pánico.

El Dr. Sánchez-Ramos reconoció que no había manera de saber si los ratones en el experimento experimentaron estados alterados de conciencia o alucinaciones - comúnmente experimentados con hongos mágicos, pero se cree que las dosis eran demasiado bajas como para provocar efectos psicoactivos.

La despenalización de la psilocibina podría ayudar a millones
Estudios anteriores han demostrado que las dosis bajas de la psilocibina no producen efectos que alteran el estado de conciencia. Administrado en la cantidad correcta, por lo tanto, la psilocibina puede suponer el tratamiento de trastorno de estrés postraumático con seguridad, con el mínimo riesgo de efectos secundarios adversos. Los hongos mágicos podrían ayudar a millones a recuperarse de los ciclos debilitantes de las respuestas pelea-o-pelea y otras respuestas biológicas condicionadas causadas por un trauma extremo, si tan sólo no figuraran como "Anexo 1", drogas peligrosas sin beneficios médicos.

Mientras tanto, los médicos están autorizados para dispensar fármacos cargados con poderosos efectos secundarios a los veteranos del ejército y otras personas que sufren de los síntomas del trastorno de estrés postraumático y sin ninguna prueba de que estos tratamientos realmente funcionan, según un importante estudio realizado por el comité del Instituto de Medicina de la tema.

La situación es tan mala que un promedio de 18 veteranos estadounidenses se suicida cada día (http://www.naturalnews.com), vinculado a la fuerte subida de los usos de medicamentos recetados, la depresión y otros trastornos psicológicos. Se han encontrado alternativas seguras y naturales para productos farmacéuticos tales como los remedios homeopáticos y herbales para aliviar los síntomas (http://www.naturalnews.com). La meditación también se ha demostrado útil para reducir los altos niveles de actividad en la amígdala (el centro emocional del cerebro) experimentados por los pacientes con TEPT como ansiedad, estrés y fobias.














2 comentarios:

  1. Hola. Es la primera vez que navego tu blog y tengo que decirte que me ha impresionado muy bien, lo encuentro por demás de interesante. Desconocía que J. Krishnamurti se había anticipado a la ciencia en postular que las neuronas se regeneran. ¿Podrías decirme cuál es la fuente donde se plasma su afirmación? Estudio psicología y estoy considerando como una seria posibilidad la de dedicarme al estudio y/o intervenciones en terapias a partir de enteógenos, considerando claro otros elementos como meditación, cambios en la alimentación y aportes que brinden a las personas autonomía. Muchas gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Clarisa,
      disculpa la tardanza en responder, un poco se debió a que estuve buscando el texto original que era parte de una conferencia que K dió en los años 50, donde él afirma que las neuronas podian regenerarse en un momento donde el dogma científico afirmaba que eso era imposible, pero no lo he encontrado. Seguiré buscando porque es algo interesante en sí mismo, ya que implica que un hecho no comprobable directamente puede ser descubierto a través del método científico, pero también a través de una percepción directa de ese hecho “invisible”.
      Igualmente él ha dicho muchas cosas más en relación a las células cerebrales; buscando en la web puedes encontrar muchas otras cosas tales como la mutación de ellas a causa de una comprensión, etc.

      El tema está entrelazado con otro fenómeno que K revela y es que lo observado sufre un cambio por el sólo hecho de ser observado.
      Esto, que suena un poco a física cuántica, sin embargo es algo por completo diferente ya que asigna una facultad, una naturaleza, un accionar propio de la percepción.
      Nosotros creemos lo percibido no sufre ningún cambio por el hecho de ser percibido, pero K niega esto y afirma lo contrario: lo percibido es realmente afectado por la percepción.
      No es que cuando uno percibe una verdad sus células cerebrale mutan a raíz de lo descubierto; es que todo lo que es observado sufre el efecto de ser observado de alguna misteriosa manera.

      Yo encararía la cuestión de los enteógenos desde aquí, desde la relación percepción-mutación.
      No todos los enteógenos aumentan la percepción; más bien la entorpecen y la deforman, salvo una “honrosa” excepción: los hongos psilocibe.
      Pero esto da para hablar muy largo y es muy controvertido, pero como la Hopkins University lo está demostrando, el potencial de este particular enteógeno está recién descubriéndose luego de una ominosa prohibición en su investigación que retrasó los avances durante decenas de años.

      Podemos seguir indagando en el tema, seguiré buscando ese texto de los años 50

      Saludos!

      Eliminar