NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

viernes, mayo 10, 2013

Experiencia extrema: enviar una encomienda en Kathmandú

Escena 1: 
Preparar cuidadosamente el paquete, porque en el medio de ropas, telas, pashminas, sandalias de tela y tapices, va un buda de cerámica, precioso por cierto.
Atamos y envolvemos el paquete, ponemos las direcciones, dibujamos alguna florcita.

Escena 2:
Tomar un taxi con el paquete en cuestión. Regateo con el taxista mientras espantamos a otros taxistas "amigos" que vienen a sacarle el trabajo a su amigo en la mismísima cara del amigo. Increíblemente, el amigo no se enoja con su amigo.
Menos mal que el regateo duró poco, debemos volver en una hora para el check out del hotel.

Escena 3:
Llegada a los correos nepalíes (según una blogger americana, un edificio tipo campo de concentración, y es cierto). Luego de algunas idas y vueltas por el interior del mismo, algunas lecciones de lo que puede mandarse y no, finalmente nos mandan a sacar fotocopias de nuestros pasaportes... a dos cuadras.

Escena 4:
Volvemos a una mesa donde un funcionario nos explica que deberá revisar el contenido del paquete.
Mientras terminamos de sorprendernos e indignarnos, miramos distraídamente a dos mujeres y un hombre sentados delante de metros de tela, y cosiendo paquetes.

Escena 5:
TENEMOS QUE LLENAR UN FORMULARIO EN NEPALI.
EN NEPALI.
Por las dudas, repito: EN NEPALÍ.
Requerimos de mucha ayuda de funcionarios molestos porque no sabemos leer ni una jota (tienen jota?) de nepalí.

Escena 6:
Desatamos y desenvolvemos el paquete, y el funcionario mete mano mientras habla con otros funcionarios que están rompiendo los paquetes de otros extranjeros como nosotros que no sabíamos que los funcionarios nepalíes revisan todos los paquetes. Eso de Rayos X, etc. nah. Olvidate.
El funcionario encuentra al buda, lo saca, interrumpe su conversación y lo admira. Luego lo exhibe a los amigos riendo y diciendo en nepalí una de dos:

- Precioso por cierto
- ¿Te das cuenta que a estos perejiles le podés vender cualquier cosa?

Escena 7:
El funcionario nos dice: "bien, empaqueten todo" mientras se lanza sobre el paquete de unos alarmados holandeses - o algo parecido.
Dije "UN formulario"??? Error: hay dos más que llenar. En nepalí.

Me gustaría detenerme un segundo en este punto. Para una persona como yo, habituada a la paranoia argentina, llenar y firmar un documento enteramente escrito en caracteres extravagantes, equivale a estar haciendo la cesión de todos mis bienes terrenales a la Sagrada Orden de los Monos Pelotudos.

Escena 8:
Empaquetamos todo de nuevo. El funcionario se preocupa de que el Buda esté bien protegido, metiendo mano.
Tengo fantasías de morder una mano.

Escena 9:
EL PAQUETE PASA A PODER DEL COSTURERO SENTADO ENTRE DOS COSTURERAS, Y SE PONE A MEDIR LA TELA Y A HACER UNA BOLSA AJUSTADA QUE COMIENZA A COSER MIENTRAS HABLA CON LOS FUNCIONARIOS.

Escena 10:
El costurero es tremendamente hábil: cose sin mirar mientras discute cada vez más acaloradamente con los funcionarios que están desarmando el paquete de unos neozelandeses - o algo parecido.

Escena 11:
Comenzamos a preocuparnos por el tiempo que nos está llevando el bendito trámite, cuando la discusión se acalora aún más Y EL COSTURERO LEVANTA UNA MANO Y SEÑALA CON EL DEDO AL FUNCIONARIO CON QUIEN DISCUTE. Obviamente, DEJA DE COSER.

Escena 12:
EL COSTURERO DA DOS PUNTADAS Y LEVANTA EL DEDO HACIA EL FUNCIONARIO. Tengo fantasías de arrancar un dedo con los molares, pero eso sí que retrasaría todo aún más, y hasta posiblemente podría desatar una guerra eterna entre Nepal y Paraguay (claro... hasta que uno de estos dos países mande un soldadito a invadir al otro...)

Escena 13:
El costurero se da cuenta de NUESTRAS MIRADAS AMENAZANTES y termina con la discusión y termina la bolsa.

Escena 14:
La bolsa pasa a manos de otra persona que, con la ayuda de una vela, derrite una cera roja y le pone un sello. El famoso lacre que se usaba en los pergaminos medievales.

Escena 15:
La bolsa cosida, lacrada, sellada, firmada, es ya toda una obra de arte más valiosa que el contenido.

Escena 16:
NOS COBRAN UNA BARBARIDAD.
Nuevas risitas del funcionario que alabó al Buda o nos denigró.

Escena 17:
Regateo con otro taxi para volver, mientras otros amigos del taxista etc. etc. etc.

Escena 18:
Indignados, nos ponemos a investigar si este asunto ha trascendido al mundo.

Y sí:
http://amandasbigworldadventure.com/sending-a-package-from-nepal-to-united-states/
(video del mismísimo cosedor de paquetes que no sabe lo cerca que estuvo de perder un dedo)





No hay comentarios.:

Publicar un comentario