miércoles, diciembre 08, 2010

La mente que reconoce al Avatar

Esta nota surgió de una discusión mantenida en "La responsabilidad de haber visto".
Pedí entonces que los participantes escribieran cómo encararían ellos la cuestión de la mente que podría reconocer a un Avatar.


Bueno, ha llegado el momento de publicar las contribuciones recibidas; si alguien falta es porque no lo he visto/recibido, así que avísenme.


Muchas gracias y abrazos a todos.







GALAXIO


Una vez hablé con una matemática que había estudiado en La Sorbonne y a quien también le interesaba la física. Me contó que fue a un seminario sobre Teoría de la Relatividad, donde esta teoría le fue explicada matemáticamente paso a paso.
Los participantes del seminario, todos matemáticos bien formados, entendieron fácilmente todos los pasos que fueron llevando a Einstein hasta la noción de que el tiempo es relativo, y no absoluto.
Terminado el seminario todos sabían perfectamente esos pasos, ecuaciones, fórmulas, pero todos ellos seguían sin comprender íntimamente cómo puede ser que el tiempo se detenga para una persona lanzada a la velocidad de la luz en relación a otra que está quieta.


Lo mismo nos pasa a nosotros... miremos el cielo de noche, en cualquier dirección: ese abismo que se abre ante nosotros no tiene fin.
De nuevo... no tiene fin.
Detengámonos un segundo en esto, tratemos de captar un abismo que no tiene fin arriba de nosotros, ni abajo, ni a los costados.


Esto se puede decir en una línea apenas más larga que la fórmula E=m*c2, pero para el pensamiento es inasible, incaptable, incomprensible.


Y finalmente, detengámonos en el asunto del tiempo.
Antes de todo esto, antes de este universo que se nos está revelando aún más magnífico que todas las suposiciones que teníamos antes, no existía el tiempo. El Big Bang tuvo lugar en un marco sin espacio, sin tiempo, sin energía.


Detengámonos y tratemos de imaginar el estado de no-tiempo... se puede?


Y sin embargo, el espacio infinito y el estado sin tiempo son cosas que existen científicamente. Las fórmulas nos hablan de ello... como me decía la amiga matemática, "los números estaban sobre la mesa, simples y claros, pero no podíamos comprender el hecho" - y en ese sentido, seguramente, somos iguales a una computadora también puede procesar las fórmulas de la relatividad, pero no puede comprender el hecho tal como comprendemos, por ejemplo, las dimensiones de nuestra casa.


Y esto es sólo el principio de lo incomprensible para el pensamiento... todavía nos queda  la física cuántica, de quien otro físico dijo que era entendido sólo por 3 personas: él mismo, otro que estaba loco y otro que estaba muerto - un chiste, porque de hecho, no hay nadie que lo pueda captar, tampoco; una de las cosas más incomprensibles de la física cuántica es que ciertas partículas puede pasar de la existencia a la no existencia y al revés en forma impredecible.


Entonces tenemos este hecho de que en el Universo físico existen dimensiones que son directamente inasibles para el pensamiento.


El problema?


PUES QUE HAY OTRAS DIMENSIONES APARTE DE LA FÍSICA.


Si no hemos pasado nosotros mismos por una experiencia astral, seguro que conocemos a alguien que se haya visto a sí mismo desde cierta distancia de su cuerpo. Es una experiencia humana lo suficientemente común como para aceptar que no es una ilusión masiva, sino un hecho más de la vida.
Los relatos de las personas que ha pasado por esa experiencia revelan un factor clave:


El tiempo tiene, en esas dimensiones, leyes diferentes al plano físico.


Para no detenernos aquí, tenemos entonces que este Universo ya resulta bastante incomprensible al pensamiento en el plano físico, y encima hay otros planos con leyes aún más extrañas.
Para no complicar, resumamos en que tenemos un Universo donde existe el tiempo con sus múltiples transformaciones en diferentes planos, y otro Universo fuera del tiempo.


La siguiente pregunta es:
¿Están estos dos planos completamente separados entre si, sin jamás interactuar?


La respuesta es que tenemos pruebas de que el plano atemporal SÍ interviene en el plano temporal.


¿Cómo sabemos esto?


Cualquier cosa que haya ocasionado el Big Bang estaba fuera del tiempo.
Según la física actual, el tiempo fue creado al mismo momento en que fue creado el resto del Universo físico, por lo tanto, lo que creó ese tiempo estaba fuera de él.


Bien, hemos llegado entonces al punto en que el plano atemporal SI interviene en el temporal.


Hace muchos años leí un librito, aparentemente insignificante, llamado "No hay sucesión infinita" de Tomás Galassi.
En el se dice algo completamente lógico: si una de las actividades de lo atemporal es la creación y la intervención en lo temporal, entonces esa actividad no puede haber dejado de existir, porque en el plano atemporal las cosas no cambian.
Es decir, lo atemporal tiene que seguir interviniendo en el plano temporal (la Creación) como siempre, y lo seguirá haciendo - si dejara de hacer algo, lo atemporal sería sucesivo... ergo, temporal.


Resumiendo otra vez:
utilizando estrictamente la vía lógica del pensamiento, estamos viendo que éste no puede captar totalmente cosas de cierta magnitud de su propio plano temporal; y le resulta completamente imposible de captar cosas que están más allá de lo temporal.
A su vez, tenemos que el plano atemporal debe intervenir, de alguna forma, en el plano temporal.


Supongamos ahora que aparece una de esas intervenciones de lo atemporal dentro de la humanidad... supongamos que lo atemporal interviene en nuestro proceso evolutivo bajo la forma de un Avatar. Sólo una suposición para el pensamiento escéptico; ¿podría tal hecho ser comprendido por el ya humillado pensamiento?


Ahora dejemos esto aquí y pasemos a otro tema concurrente:
¿experimentamos nosotros SOLAMENTE los estados secuenciales del pensamiento, o en cambio tenemos una gama de experiencias, muchas de las cuales dejan al pensamiento de lado?


Creo que la respuesta es obvia: tenemos, en un sólo día, una gran variedad de estados internos, siendo la más dramática de todas el sueño profundo, algo de lo que no se suele hablar mucho.


Tenemos estados del pensamiento, de percepción, de sueños, de sueño profundo, experiencias astrales, de bienaventuranza repentina, etc.


¿Por qué el pensamiento, que es sólo una partecita de nuestra humanidad, se empeña en comprender un hecho que está más allá de sí mismo a todas luces?


Y... ¿son los estados sin pensamiento el privilegio de unos pocos elegidos o es una parte natural del ser humano?


A lo largo de mi vida he visto frecuentemente que las personas ancladas en el conocimiento, el discurso, lo concreto, tales como universitarios de diferentes carreras, tienen enorme dificultad en comprender este hecho extraño - pero real - de la vida que son los Avataras.


También he visto cómo las personas ancladas en otras partes del ser que no son pensamiento reconocen este hecho automáticamente, sin problemas, y entran en contacto afectivo inmediato con ese hecho natural. Esto lo he visto más frecuentemente entre personas catalogadas como "hippies" y "new ages", por ejemplo.


Sin embargo, no he visto a ninguna de estas dos clases de personas profundizar en tal hecho lo suficiente: la mente concreta directamente no capta bien la cuestión, se atasca ante el primer problema lógico y la mente "hippie-new age" reniega tanto de lo lógico que se hunde fácilmente en la superstición y finalmente termina más perdido que el "científico".


Si vemos esto claramente, creo que es evidente hasta aquí que no podemos enfrentar un misterio del calibre de los Avataras ni con el pensamiento lógico, ni con el pensamiento "mágico"... necesitamos otra cosa.


Creo que el primer paso es observarse a uno mismo, con dedicación, como si la vida se nos fuera en eso (es que se nos va...)


Si conservamos nuestra energía, esa observación pronto nos revelará los diferentes estados que pasamos durante el día, estados que se nos escapan por la inatención, pero que están allí, como puertas posibles ignoradas.


Ahondando en alguna de esas puertas, podemos un día encontrar estados diferentes en donde el pensamiento no es protagonista. Esto no es ilusión o una falsa promesa... es la experiencia de muchas personas comunes que caminan con nosotros en este mismo mundo.


Y es esa mente que podemos encontrar un día en nosotros mismos, esa mente libre de los pesos pesados del pensamiento, que se expande en la felicidad anónima de la Naturaleza, la única que puede comenzar a indagar en el misterio de los Avataras sin caer en los obstáculos insalvables de la lógica y la superstición.

Esa mente no es sólo para unos elegidos, es para todos, es natural, espontánea, cotidiana.
Observen, por ejemplo, si al leer esta última parte ustedes no sienten algo  como paz, quietud, claridad... si es así, pues es eso!

Porque esta última parte fue escrito desde allí... y es "contagioso".


¿Puede la lógica entender esto? 

No. 
Por lo tanto, desde aquí podemos comenzar a caminar...





FRANCO


Hola Galaxio, espero que te encuentres bien ¿ como va todo amigo?.
     Acá te mando algunas observaciones de mi parte con respecto al tema : La mente que reconoce  al Avatar.
    Lo que primero me surge es relatarte 2 experiencias que tuve en las cuales senti muy sutil y profundamente la casi  innegable certeza de la grandeza de 2 seres que sin ninguna duda han sido expresiones en este plano de realidades "suprahumanas"
    La primera experiencia guarda relación con krishnamurti. Yo visitaba todos los veranos a mi Padre quien vivia en Brasil. Estabamos una tarde en una casa en la playa que el tenia y justo en esos dias estaba de visita un Primo quien tb vivia  en Brasil. Este primo quien es fisico ( es casi 15 años mayor que yo) siempre ha sido alguien muy cercano a los temas esotericos y espirituales( por darle algun nombre a ciertas realidades no convencionales). Estabamos en familia una tarde de febrero del año 1986 viendo televisión, al comenzar las noticias en los titulares ( esto fue lo primero que me llamo mucho la atención ya que eran los titulares del noticiero principal del dia y de la principal cadena televisiva de Brasil, la O Globo) junto con las principales noticias se informaba de la muerte del Filosofo Religioso y educador Indio Jiddu Krishnamurti. En el momento que nombrarón la noticia mi primo nos hace callar a todos ,se acerca al televisor y se sienta muy concentradamente frente al mismo a esperar el desarrollo de esta noticia. Cuando le toca el turno a la noticia yo de curiosidad me siento a su lado y ahi me entero algo de quien era Krishnamurti, los lectores de noticias relatan ciertos datos ( a que hora murio, de que , donde , a que edad etc) y hablan de algunos datos generales de la vida y la obra de k. Lo que me ocurrio fue que al escuchar el nombre de krishnamurti algo se detono en mi, pero fue cuando vi las imagenes de el que mostraron en el noticiario que senti que aquel Ser era alguien de un nivel muy pero muy superior a todo lo que yo habia visto, senti que K era un Ser distinto al común de la humanidad, la sensación que tuve fue como un temor reverente combinado con una sensación de sacralidad. Senti como que lo que se decia de Jesús ( que para mi en ese entonces era practicamente mi unico referente espiritual, yo tenia en esa fecha 15 años) no solo era privativo de Jesús, como que intui de un modo muy sutil que sea lo que sea que encarnaba y manifestaba Jesús tambien lo habian expresado otros seres y K fue el primer Ser con referencias concretas y cercanas que me abrio a esa realidad. Yo en ese tiempo era muy Cristiano aunque siempre tuve un impulso interior
que "impidio" que me cerrara a otras expresiones de la espiritualidad. Sea como sea en ese entonces no habia leido nada de oriente, ni de esoterismo ni nada relacionado con estos temas .
    Hago alusión a esta experiencia porque en honor a la verdad lo que senti fue algo muy inmediato y muy directo, no habia en mi ningúna preconcepción de Maestros orientales, de iluminados ni nada de eso ( de hecho en ese momento desconocia toda esa terminologia). El punto es (y aqui radica lo que siento  tiene que ver con el tema de la mente que reconoce al Avatar) que si en mi caso K es un Ser tan especial se debe a este reconocimiento " intuitivo" ( se que a ti no te gusta esa palabra) y no precisamente  a lo que desde las elaboraciones esotericas se puede decir de K. Ahora bien teniendo este tipo de experiencias a posteriori podemos investigar e indagar cual es la naturaleza de un ser como K.


Despues de este "reconocimiento" pasarón varios años antes que yo comenzara a leer a K, su nombre y su presencia quedarón muy grabadas en mi conciencia pero no me acerque a saber más ni de El ni de sus enseñanzas sino solo unos 3 años despues lei el primer libro el cual confirmo esa sensación de la cual ya te he comentado (nunca habia leido, ni escuchado ni sentido tanta lucidez, sabiduria e inteligencia primordial en un Ser humano) . Despues averiguando algo sobre K en chile me dijerón que me dirigiera a la sociedad teosofica, el asunto es que llegue a la misma, me hice miembro por un tiempo ( ya leyendo a K) hasta que abandone la sociedad y segui participando del grupo de chile encargado del centro de información Krishnamurti, grupo con el cual hasta el dia de hoy sigo manteniendo una relación muy amistosa ( por cierto los integrantes del grupo han ido rotando).


La segunda experiencia que tuve en relación al " reconocimiento" de un Ser superior fue (¡¡¡ afirmate!!! jajajaj) con Ramana Maharshi. Ocurrio que una vez que empeze a leer a k me fui enterando de autores que lo habian conocido y que lo mencionaban en sus escritos, entre estos estaba un escritor esoterico chileno llamado Miguel Serrano ( yo no tenia idea que este señor era nazi, eso lo supe despues) del cual me recomendarón un libro titulado el circulo hermetico y en el cual Serrano narraba y mostraba sus experiencias e intercambios epistolares con Herman Hesse y  Jung. En ese libro Serrano tambien citaba un encuentro que tuvo con k. Leyendo el libro de repente este autor nombra a Ramana Maharshi, cuando leo el nombre de Ramana volvi a sentir lo mismo que senti con K (temor reverente, algo sacro, la sensación de que Ramana era un Ser muy superior al común de los hombres etc). Lo que senti y como lo senti fue de la misma cualidad, textura y profundidad que lo que me paso con K. Despues averigue quien era Ramana, lei algo de El vi su foto y nuevamente lo mismo que con K, una profunda confirmación de lo que habia sentido.
  
   Fue por esta razón que plantee en tu blog el tema de Ramana ya que para mi expresa y manifiesta ( claro esta cada uno con cierta cualidad singular ) lo mismo que K. Es por esto que para mi todas esas diferencias que pueden tener no son más que formales, relativas y superficiales.
     Lo que quiero resaltar aqui es que si no se tienen este tipo de experiencias en donde se da un reconocimiento y una conexión profunda con un Ser en especial es imposible captar el misterio que esta detrás de ese Ser. Este punto me parece muy relevante e importante ya que (  esta es una hipotesis tentativa solamente) lo sagrado, lo absoluto, lo Divino o como le llamemos se manifiesta a traves de muchas formas y expresiones , sin embargo  nosotros como seres humanos con tendencias particulares tenemos más o menos afinidad por tal o cual manifestación Divina ( expresada a traves de un Avatar en particular, un maestro genuino, enseñanza, o cualquier otra expresión). En mi caso K y Ramana me abren a lo mismo y es por esto que si alguien no tiene esa afinidad solo se va a quedar con las manifestaciones formales y relativas de tal o cual maestro.
    Es por esto que yo creo por ej que para las personas que solo han tenido esta resonancia con k encuentran inconcebible que existan otros Seres con la misma cualidad y profundidad y de ahi la identificación exclusiva con una manifestación particular  de lo sagrado.
    Esto es lo que se me ocurrio escribir por ahora para ver si desde algunas de estas reflexiones podemos seguir indagando en el tema que nos convoca.
     Cuidate mucho y recibe un muy afectuoso saludo.
      Franco.







CANCERPISCIS

Hola Galaxio,


Te escribo para aportar algo sobre la pregunta que hiciste de K y que pongas en el nuevo post.


Siempre me he dado cuenta que soy muy influenciable, quizás leo algo u oigo algo y me impresiona, al poco tiempo deja de atraerme y así día trás día y entre esas cosas que vienen y van, hay cosas que digamos se integran en mi, que de pronto forman parte de mi y deja de existir ese interés y desinterés. Pienso que lo que mejor define esa situación es la diferencia entre información y conocimiento. La información son datos por los que somos bombardeados y nos afectan, nos estimulan, pero a veces en esa innata naturaleza por conocer, por vivir, te topas con algo y surge ese conocimiento que es como un elemento integrador en el que lo conocido y el conocedor son uno mismo y eso es el conocimiento. Eso es lo que yo percibo y así me parece entender a K y en esa percepción K forma parte de ese conocimiento y no es que haya una identificación, es que hay una realidad, es algo que está ahí, un hecho como cuando ves el sol, las estrellas, los árboles.


Entonces me pregunto puede ser eso un condicionamiento y evidentemente no es un condicionamiento, porque es algo natural, que no se puede forzar, es una fuerza de atracción, más poderosa que la voluntad o el deseo. E incluso a pesar de la confusión que puede haber esa fuerza es perceptible porque es lo único que siempre es igual.


Disculpa por el lenguaje, porque sé que esto no se puede expresar por palabras.


Entoces la siguiente pregunta que me hago es porque unos ven eso tan claro y otros no? Por qué tengo esa conexión con K, o con las enseñanzas de Cristo sobre el amor al prójimo o con las enseñanzas de Budda sobre el deseo. Y por qué mi hermano en cambio encuentra esa conexión con Tolle u Osho (el otro día me dijo que a él le gustaba Osho porque era más espiritual)  Yo veo a esos dos y me dan repulsión, ni siquiera he leído nada de ellos, antes de que llegara a profundizar más en K, vi que mi hermano tenía un libro de Tolle y ni siquiera me llamó la atención (y te puedo asegurar que yo no tenía ningún prejuicio sobre Tolle en aquella época) Imagina que hay dos libros en una mesa uno de Tolle y otro de K, sin conocerlos ni a ellos ni su enseñanza , y tú eliges el de K, hay algo que te hace coger ese libro y no el otro, es eso percepción? o es que hay una fueza que te hace coger el libro adecuado. Lo cúal me lleva a lo de la astrología. No será que ese reloj cósmico que habla gauquelín esa influencia nos guía, reconocemos lo que forma parte de nosotros, lo que consideramos un hogar, lo que consideramos nuestra naturaleza. Estoy seguro que un marciano escogería un libro de negocios o un saturniano uno de ciencia.


Menudo rollo, jaja, bueno igual puedes sacar algo de esto, últimamente estoy bastante desconectado, se me pasó la meditación y todo.


Me gustó la biografía de K, a mi me hizo sentir más cercano, pareciera que K es un ser extraordinario y conocer su faceta humana, ayuda a no idealizarlo.


Sobre el otro libro que me recomendaste, tengo dudas si te referías al que escribió el general olcot sobre la historia de la teosofía.


A parte de eso, me encantaría conocer algo sobre los ciclos de energías, hay algún sitio donde pueda encontrar información. Yo estoy seguro de que eso es así, porque hay días que me siento de una forma y eso es recurrente, y para mi no tiene explicación de que sea por las circunstancias del día a día, presiento que hay algo más allá y me gustaría conocerlo.


Bueno un gran abrazo y mucho amor.







AMILCAR ALDAO


Como muestrario para la síntesis tenemos entre otros,el antiguo legado de los chinos; quienes tenían el agregado de un sutil humor; incluyendo aparentes controversias como: 'El mundo es perfecto en su imperfección' o: 'El Cielo nada hace y nada deja sin hacer'. Controversias que en este caso prescinden de la síntesis al momento de desplegar los recursos necesarios según capacidad, por la pertinencia y persistencia de interrogantes allende lo postulado por el misticismo, que si bien sólo la percepción existe según se declara, queda esto limitado a lo infinito; ya que de controversias se trata; pero dentro de lo infinito, el humano es un animal que se hace preguntas que la pasión (como padecer) impele a dilucidar.
Aun en el peor de los casos, puede considerarse al humano subrepticiamente imbuído de un afán por retornar inmaculadamente al Reino de los Cielos; pero dentro de esta proclividad se advierte una desventaja entre los desgraciados y quienes anunciando una vía de salida, vienen psicofísicamente adaptados para el estatus que implica el estar libres de pecado, proponiendo simplificar un trámite que ellos no podrían en condiciones terrenales. Si bien lo hacen pisando este hábitat, debe a la vez considerarse que su Reino no es de este mundo, conjuntamente a la cantidad de Liberados que en las últimas centurias se hayan ganado un pasaje gratis; nómina de muy pocos renglones y algo difusa por falta de credenciales, con lo que cabe preguntarse paralelamente cuál es su rentabilidad de ser pescadores de humanos.
Con todo y desventajas, a no dudarlo que la propuesta de redención es inmejorable como inversión a cualquier plazo e irrefutable en el mensaje de K: asaz abundante y exento de tergiversaciones por contemporaneidad; lo que evita la obligatoria erudición a veces tediosa en la necesidad de interpretar a arcaicos portadores de la Buena Nueva. Asi es que por abundancia y exención de lo antedicho, sólo queda el ardid de resistir a lo que intelectualmente está muy claro, mediante truculencias de toda laya; en especial la de simular dedicación en la tarea dilatando su tratamiento ante el escollo de morir para lo conocido, incluyendo al conocedor.
Con estos antecedentes y pareciendo que los liberados son una especie extinguida por demasía en los requisitos para la solicitud de ingreso, queda entonces este anhelo como una quimera; un vano intento; un especular en la entrada del Laberinto,o movidos por la esperanza, errantes en sus pasadizos hasta ser devorados por el Minotauro.
En definitiva: si en este juego todo lo que se haga es conducente al fracaso, lo más práctico es obturar la exósmosis dejándose caer al suelo hasta el final de la tragedia. En otro orden con insistencia dentro de este inciso, hágase un ligero raconto de cuántos miles de millones habitaron este planeta durante el pasado milenio, y cuántos liberados, iluminados, despertados o como puñetas se diga, se manifestaron en el mismo lapso. Y guay con las pretensiones: que el más grande aquí en la Tierra es el más pequeño en el Reino de los Cielos.
Así y todo, en este fallido lance hay un detalle muy importante a tener en cuenta: el estar informado, a más de nutrición implica responsabilidad, especialmente en estas lides en que la cualidad de los datos obtenidos pueden conducir a un sentimiento de morosidad, de estar en deuda con la divinidad por impostura del ego, por falacia en el proceder; por arrepentimiento en una aventura sin retroceso. Y el tonto consuelo de saber que se está en un manicomio junto a quienes no se han percatado de ello.
Como quiera que sea y pese al rigor de las cláusulas, la incursión en estos suburios de la espiritualidad en donde a veces se presenta la ocasión de fisgonear una vislumbre del Otro Lado, es marca suficiente para persistir en el camino de la fe: tullido, pero sin acudir a la vana esperanza; y nunca en la chabacanería, si todos somos iguales, que la vulgaridad prescinda de sus frivolidades y fantasías, y seremos más iguales, y con menos complicaciones sociales, dicho sea de paso.
Dejando estos tiquismiquis como tales y volviendo al inciso del misticismo ultraterreno, se advierte en la investigación a pesar de la precariedad del instrumento, una serie de fenómenos importantes por su sola manifestación, más importantes por otras manifestaciones interrelacionadas, y más importantes aun en caso de no estarlo.
En primer lugar por concerniente a la figura que nos convoca, debe decirse que en la divulgación del referido mensaje se omite un detalle de vasta trascendencia en los antecedentes de K: el origen de su mutación. Sin olvidar su inicial preparativo, cuando él solicita que no dejen solo a su cuerpo, relata un operativo conjunto con entidades extradimensionales; momento que ha sido dejado de lado en los diálogos aun por Pupul: obstinada inquisitiva en las discusiones con K; aunque él, como es lógico, hubiese contestado no recordar nada de tamaña incorporación. Entre bastidores, se comenta el ingreso de Maitreya. Entonces el asunto aquí va adquiriendo un cariz de insospechadas derivaciones; si el afán investigativo incita a su prosecución, habrá que salirse del habitual canon paradigmático y animarse a incursionar en terra incógnita con los datos históricos pertinentes que merezcan una definición adecuada a la hipótesis de trabajo.
A fin de investigar ordenadamente (en este circunloquio), las realidades que competen a esta interrogante deben incluirse según vestigios y evidencias según su concreción descendente en cuanto a la explicación de los hechos mas no por orden de importancia dado que el origen impulsor del Universo es de origen totalmente desconocido aunque de ello depende la Vida en todas sus manifestaciones; y aprovechando como energía cinética este término, puede decirse (¡acabáramos!) que en lo Manifestado se aprecia a la especie humana como principal protagonista en este planeta. Ahora la pregunta es acerca del rol que les corresponde a otras presencias humanoides por similitud corporal mas no oriundas de estas comarcas, y otras de similar aspecto pero no propias de esta dimensión, tramo éste en que la diversidad de entidades excede por variopinta los rasgos característicos precitados tornándose en poliformes manifestaciones en sus más densos estratos, hasta las etéreas prominencias que adquieren figura antropomórfica por necesidad comunicacional, las que; volviendo al tema de marras, según las referencias históricas pueden nominarse al menos como influyentes en las manifestaciones avatáricas.
La hipótesis va teniendo coherencia hasta que abruptamente la pista se bifurca incluyendo otro aspecto levemente referido como presencias humanoides no oriundas de estas comarcas, conocidas popularmente como extraterrestres: actualmente esos enanos cabezudos que según rumores son mandaderos de unos larguiruchos de clase media alta que prefieren evitar el contacto directo con este andurrial del Universo.
La mencionada bifurcación pretéritamente se reune de modo explícito aunque desdeñado, en relatos bíblicos incluyendo apócrifos decretados asi por capricho; que no serán transcriptos aquí por archiconocido su texto y su hipótesis; baste decir que ese tal Jehová y sus secuaces, feroces genocidas, necesitaban desplazarse en ingenios volantes y contactarse por medios electrónicos; y en su bipolaridad, además de urdir sistemas de sufrimiento prolongado, anunciaban la bienaventuranza promocionando la revolución psicológica como redención ante la problemática del dolor ancestral; este último término, evocador de remotas épocas en que su historicidad revela datos que complican el génesis del misticismo; término que a su vez redunda en Gn 6:4; una declaración recopilada de textos más antiguos en escritura cuneiforme con transcripciones de difícil verificación (v. Zecharia Sitchin), en donde pese a lo arcaico se mantiene la presencia de la divinidad humana, llegándose en esta concisa retrospectiva a un probable límite de antaño aunque en este planeta y en esta dimensión; ya que esas presencias si bien humanas, su origen y cualidad no fueron adquiridas en este bando.
Conviene hacer un alto aquí para ordenar lo hasta ahora expuesto: Hay una propuesta para erradicar el sufrimiento causal del comportamiento humano que va poniendo en creciente peligro la prosecución de la especie. Por lo tanto la propuesta va perdiendo su sentido directamente proporcional a la escasa demanda de redención y por las adversas estadísticas sociales de público conocimiento.
Dicha propuesta fue expresada por J. Krishnamurti como manifestación corporal de incierta entidad instalada psicofísicamente (con algunas dificultades), en quien presentaba las condiciones idóneas para la recepción.
De ser aceptada la hipótesis extracorpórea y sin ser rechazada por negación positivista (valga el oxímoron), cabe entonces la inclusión al menos de algunas entidades precitadas, más otros aspectos todavía no expuestos como la moderna expresión 'pluralidad de los mundos' ya mencionada en el budismo original y detallada en el sutra Vimalakirti Nirdesa, y un insólito relato (como variedad) en el Libro de Enoch; para evitar la extensión y mencionando siempre ideologías de populosa grey denominadas religiones; en lo que el islam no le va en zaga en cuanto a la referida ultradimensionalidad (v. Zohravardí). Y la lista sigue.
De coincidir estas someras aportaciones con el caso K ya es suficiente como para investigar no sólo introspectivamente según lo postulado, sino también con la típica curiosidad humana y su detectivesco hurgar; aun con la advertencia expresada en el Diario 2 (pág. 21): "Cualquier explicación tiene escaso significado. Todas las explicaciones son escapes; eluden la realidad de lo que es. Y esto es lo único que importa. Lo que puede ser transformado con la energía que se derrocha en explicaciones y en la búsqueda de las causas. El amor no está en el tiempo ni en el análisis; ni en las lamentaciones ni en las recriminaciones. Está ahí cuando se hallan ausentes el deseo de dinero, (sic) de posición, y las astutas supercherías del yo".
El mensaje de K ha sido adjetivado aquí como irrefutable; pero también se ha dicho que dentro de lo infinito; el humano es un animal que se hace preguntas; a pesar de estar sometido genéticamente al antojo de esos misteriosos tránsfugas extraterrestres (que su injerencia tienen en todo este asunto); alcahuetes de entidades que recordamos aquí una vez más en la Historia paralela a la oficial; temerosa ésta de su frágil andamiaje mantenido solamente por la estupidez de lo establecido y la cobardía ante una posible desestabilización; lo que podría incluir en su parte de co-implicación, el mensaje del misticismo pero no por erróneo en su divinidad, sino por la paradoja de una requisitoria que como también se ha dicho aquí, el numero de postulantes ingresados es prácticamente nulo en relación con la demanda necesaria para que la problemática que se cierne sobre la especie humana tenga visos de desahogo. Por lo tanto, al igual que la fallida estrategia de Jesús, los modernos intentos de redención quedarán como un intento más en la historia del mensaje avatárico que, digámoslo de una vez, no supieron expresarse con elocuencia como representantes del Espíritu Santo; en su sentido de Exhalación de la Totalidad.
Desde la terrena precariedad no se puede sugerir nada certero para mejorar la maestría; pero si este problema conflictivo/iluminatorio lo resuelve uno de cada mil millones (siendo generoso), no es sólo por ineptitud de los postulantes: también algo anda mal en lo postulado.
La mescolanza vertida en toda esta monserga no es sólo por desorden literario aun con algunos cuidados y no pocos descuidos: también hay desorden en cuanto a la clarificación de las distintas entidades manifestadas en este planeta según su estado, misión y jerarquía. Se considera que estas declaraciones tientan al escarnio, pero debe recordarse a la vez que la aceptacion popular de la tradición está basada en la fantasía imaginativa; lo que tiene sustentación limitada dentro de lo ficcional; y aquí la clarificación se torna difícil ante el empecinamiento de conciliar infructuosamente creencia con existencia.
Si con la citada curiosidad humana se hace un revisionismo histórico en cuanto a la función de esas entidades, quizá emerjan algunos aspectos que inducirán a la necesidad de saber la genealogía ultradimensional de quienes estemos tratando; por una cuestión de formalidad y por indagar en esta merma o nulidad de ingresados en una disciplina que otrora supo dar tantos iluminados que se enseñaban entre sí por exceso de oferta.

Toda esta sanata no pretende ser original; hay antecedentes sobre estas inquietudes; discutibles,impertinentes, controvertidas, cercenables, etc. Pero probablemente entre torpezas y obviedades, puedan surgir en su prosecución insospechados detalles de gran importancia para este enigma que si bien nunca será resuelto, su sola aficción salva de la molicie.-



7 comentarios:

  1. qué quieres decir con avatar? avatar como en la pelicula de James Cameron? O avatar como el anime japones? O un avatar tipo persona virtual como los que puedes crear en yahoo?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo... si no te conociera TAN bien, te daría una respuesta misilística... pero bue... "hay que tener paciencia", decía la gallina bajo el gallo.

    Avatar (o Avatara) son seres sin "yo" de alguna manera "enviados" por algo o alguien.

    K dijo alguna vez que ellos venían a causa de las lágrimas de la humanidad.

    Bien, ya te dí la respuesta. Ahora voy a preparar el misil...

    ResponderEliminar
  3. En el libro Astrología de Adler el autor dice que habría que investigar este asunto de los Avataras; creo que se refería a ellos como transmisores de Conocimiento.

    ResponderEliminar
  4. Amílcar... las configuraciones astrológicas asociadas a los Avataras (Buddha y K, principalmente) son algo así como música de Beethoven en un mundo de sordos.

    Es increíble que Adler (por ej) no se haya dado cuenta de esto.

    ResponderEliminar
  5. Si puedes amplía la respuesta un poco; Marcial: que mi cencia no me da pa' tanto.

    ResponderEliminar
  6. Amilcar, una de las cosas que más lamento es la ignorancia astronómica que la gente tiene de la Astronomía, justamente, y de la Astrología.

    Ambas ciencias revelan magnitudes y hechos asombrosos que nos ponen en nuestro insignificante lugar de un sopapo.

    En particular, la Astrología te deja pensando respecto a la predeterminación del futuro, cuando te das cuenta, por ejemplo, que la vida de K parece haber sido planeada paso por paso para cumplir con cada uno de los astros que rigieron su vida.

    Viendo que esas configuraciones se repiten cada cientos de años, pareciera que la venida de los Avataras, por ej, está predeterminado, pre calculado con cientos o miles de años de anticipación.

    Por quiénes????

    No sólo eso: el hecho más asombroso aún de que muchos de los que estamos en este foro, por ejemplo, llevamos las marcas astrológicas del Avatar me parece aún más asombroso, si cabe.

    Todo está ahí para que lo leamos, pero nos negamos a abrir los ojos.

    Saludos, informo a todos que Franco ya ha enviado su colaboración para esta nota, así que ya somos unos cuantos y se aproxima la publicación en unos días.

    ResponderEliminar
  7. Hoy nos sentaremos en silencio a las 18:00 GMT, durante unos 15-30 minutos.

    Luego de eso, en algún momento del día, siento terminar de escribir sobre la cuestión del Avatar, así que muy posiblemente esta noche publique los comentarios que amablemente me enviaron ustedes.

    Espero "verlos" en la sentada bajo un árbol o macetón con plantas!!!

    La configuración astrológica de hoy es realmente especial... y tiene muchísimo que ver con los advenimientos de los Avataras.

    Horarios de la meditación global para todo el mundo.

    ResponderEliminar