NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

lunes, septiembre 05, 2016

Abuelo catalán, abuelo piamontés




Parte de una discusión sobre el nacionalismo catalán...


El punto donde no nos estamos entendiendo es clave y por otra parte es muy interesante en sí mismo.
No hace falta que me expliques lo de la historia de Catalunya, aún una lectura superficial lleva a la conclusión de que España ha tratado de someter este territorio díscolo durante siglos. Pero eso es un fenómeno universal, eso sucede absolutamente en todas partes y ha sucedido a todo lo largo de la historia. Pero hay notables excepciones. Mira, un abuelo mío era catalán, el otro era del Piamonte. El Piamonte es la Cataluña de Italia en muchos sentidos: es parte de la zona más próspera, un foco industrial que compartía un idioma emparentado con el catalán, el piemontèis. Pues bien, el Piamonte no sólo unificó a toda Italia sino que impuso a ese país - donde había un dialecto cada 30 km - al toscano, el lenguaje del Dante, ahora conocido como "italiano". Es como si los catalanes conquistaran toda España e impusieran el gallego (o el vasco, Dios nos proteja) como idioma del país, renunciando al propio.
Cuando estuve en el Piamonte hace poco, me estuve enterando in situ de la gradual desaparición del piemontèis. Les preguntaba si les daba pena, pero la respuesta fue sorprendente: No. En absoluto, a pesar de que hay grupos que realizan estudios sobre ese idioma. Incluso vi en algunas familias a personas mayores dejaron de hablar en ese idioma a sus hijos para no interferir con el "fiorentino" que éstos aprendían en las escuelas.
La gran diferencia entre piamonteses y catalanes es que los primeros ven claramente los múltiples problemas que ocasiona la multiplicidad de lenguajes en un solo país. Los idiomas originalmente fueron una herramienta de comunicación, pero si se le da una importancia exagerada, pierde su función original y se convierte en un nuevo factor divisivo.
Esto, sin embargo, no es lo importante que te quería comentar: lo importante es que la fusión de culturas propia de los imperios no ha sido jamás la supresión total de una cultura por otra, sino que ha habido un proceso de amalgama, de síntesis. Si hay algo valioso en una cultura dominada, pues la cultura dominante lo adopta, como los números arábigos o la música o las recetas de cocina.
Por ej, cuando la Roma militarista invadió Grecia, adoptó tantas cosas de esta gran cultura que nunca más podríamos llamar a la siguiente historia de Roma como solamente "latina", sino "greco-latina". Y lo mismo cuando la religión judía empapó a Roma más tarde a través del cristianismo: se produjo la "civilización judeo-cristiana". Y antes, Roma había adoptado, además, muchas cosas de Egipto, etc.
En toda latinoamérica se puede ver cómo lo hispano se combinó con las milenarias culturas creando nuevas y más vivaces. Aquellos grupos humanos que se han resistido a este proceso, que se mantuvieron en sus tribus, se han hundido en el atraso (vi directamente el impacto retrasante del guaraní en sus hablantes, por ej). La tribalización siempre es un factor aislante y retrógrado.
Ahora la totalidad de la cultura latina se está topando de bruces con lo anglosajón, a través de la predominancia de USA, etc. Y lo mismo vuelve a pasar con los latinos que no adoptan el inglés: atraso en relación a los que sí se suman al idioma del "imperio".
Es un proceso continuo. Las nuevas generaciones de europeos, la "Easyjet generation", hablan de 2 a 5 idiomas normalmente, tienen 2 o 3 nacionalidades diferentes y han recorrido Europa como los argentinos recorren sus provincias. Y lo más notable: ya no se sienten solamente de aquí o solamente de allá.
Ir en contra de este proceso me causa una sonrisa melancólica. A pesar de que los indepes de España son mayormente los catalanes y vascos, los veo como buenos Quijotes manchegos contra los gigantescos molinos que, en la era actual, son los móviles + Internet, el rompefronteras numero 1.
A esa actitud sí que lo veo de otros tiempos...


No hay comentarios.:

Publicar un comentario