martes, junio 02, 2015

Te abrazo pero te quiero lejos // I hug you but I want you away





Escuchando las pitadas al himno español en la final de la Copa del Rey... ok, se comprenden las razones históricas que llevaron a eso, pero igual resulta extrañísimo algo que suele pasar desapercibido.

Los catalanes y vascos nacionalistas se llevan muy bien, se abrazan, cantan juntos, se hermanan en el deseo de separarse de España, pero es que parecen no darse cuenta de que, al querer independizarse, no sólo se quieren independizar de España sino también entre sí.

Es decir, ahora Euskadi y Catalunya forman un solo país y hablan un idioma en común... si se independizaran de España, también se independizarán Euskadi de Catalunya y viceversa. Lo que implica que esencialmente también hay un rechazo del "camarada independentista". 

Entonces en verdad existe un amistoso espíritu de "quiero verte cada vez más lejos". 

Esto es, además, problemático, porque supongamos que luego de la independencia mutua los vascos y catalanes se olvidan del castellano.... va a ser bueno ver en qué se comunican ya que, en la práctica, actualmente están impulsando educaciones monolingües en sus regiones. Como resultado, hoy se observan muchos más escolares y jóvenes hablando en catalán y vasco que hace 10 años, aunque este aumento está en discusión.

Si se vuelven monolingües (es una de las posibilidades si ganan las corrientes nacionalistas), las futuras generaciones de jóvenes vascos y catalanes van a estar a la misma distancia que hoy ambos están de un joven alemán, a causa de sus idiomas mutuamente ininteligibles.


Así que son amigos y se abrazan en las ganas íntimas de verse lejos uno del otro.... esto es sumamente extraño.

Links:
Aumento del uso del catalán
Disminución del uso del catalán
Estado actual del uso del euskera






I hug you but I want you away


Listening to the Spanish anthem whistling at the final of the Copa del Rey ... ok, historical reasons that led to that are understandable, but there is something very strange that often go unnoticed.

Catalonian and Basque nationalists get along very well, hug each other, sing together, are twinned in the desire to separate from Spain, but they seem not to realize that, in seeking independence, not only want independence from Spain but also from each other.

That is, now the Basque Country and Catalonia are one country and speak a common language ... if they become independent of Spain, Euskadi also will become independent of Catalunya and vice versa. This implies that in the latter, there is also a rejection of the "comrade independentist"

Then indeed there is a friendly spirit of "I want to see you farther and farther away."

This is also problematic, because suppose that after the mutual independence both Basque and Catalan forget the Spanish language .... mmm ... will be good to see with what language they will communicate with each other as in practice they are currently promoting a monolinguistic education in their regions. As a result, today many more schoolchildren and young people are seen talking in Catalan and Basque than 10 years ago, although this increase is being discussed.

If they become monolingual (this is one of the possibilities if nationalist movements succeed), future generations of young Basques and Catalans will be at the same distance from one another than both are now from a young German, because of their mutually unintelligible languages.

So they are friends hugging each other in an intimate desire to be away from each other .... this is very strange.

Links (Spanish pages):
Aumento del uso del catalán
Disminución del uso del catalán
Estado actual del uso del euskera



2 comentarios:

  1. Uiiii!! Me parece muy agarrado por los pelos esto que dices del idioma. Los catalanes somos bilingües; los idiomas nos sirven para comunicarnos, no para separarnos.

    La cultura catalana és inclusiva, no excluyente. Creo que eso que comentas no va a pasar nunca.

    Y si, catalanes y vascos quieren separarse de España. No significa que haya un odio, lo que hay son ganas de relacionarse con el otro de igual a igual, no desde la submisión.

    (soy la pesada de twitter, escribo en castellano para que veas que soy bien bilingüe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vicky, jaja... no eres nada pesada, todo lo contrario: me brindas un punto de vista muy interesante porque eres parte de algo clave del proceso separatista, que es la educación. En rigor, no sé si hay otro "gremio" más clave que éste para comprender cabalmente lo que está pasando.
      De todas maneras, escribe en catalá si quieres, yo suelo escuchar radios, veo TV en catalá porque es un idioma que me gusta. Trato de ir aprendiendo, me parece natural tratar de hablar el idioma de aquellos que te reciben tan bien en su tierra. Una cuestión de cortesía. Notablemente, suelo ver con sorpresa que los españoles no entienden este punto. Están dispuestos a hablar portugués o francés, pero catalán? Ah no. Los catalanes están obligados a hablar castellano.
      Cuando veo estas pequeñas cosas es cuando comienzo a comprender por qué se ha llegado tan lejos en este asunto: los españoles quieren imponer la españolidad a los catalanes, eso es algo extremadamente diferente a "comprender y desechar todo nacionalismo". De hecho, es lo opuesto.

      El tema es que la comprensión del nacionalismo y sus interminables conflictos es cada vez más necesario en una Europa rodeada por millones de personas que se mudarían aquí mañana. ¿Dónde termina lo administrativo y comienza el nacionalismo?

      Para no serte pesado, termino con una observación sobre lo que dijiste.
      Yo volví a España luego de 10 años. Mi primera visita fue en 2003 y luego volví en 2013.
      Vi un enorme avance del vasco y del catalán tanto a nivel escolar como en su uso. No hace mucho estuve en Guipúzcoa: en el recreo los niños hablaban en vasco mientras jugaban. Y entre ellos habían muchos niños que sin lugar a dudas no eran vascos genéticos, digamos. Lo mismo (o peor) en Catalunya. Si seguimos esta proyección y lo que está pasando en Navarra con el vasco, etc, no es desechable la posibilidad de lo monolingüe en ambas regiones. Esto se basa en una realidad: cuando un idioma minoritario se enfrenta a otra dominante, es casi seguro que el minoritario irá desapareciendo. Siempre ha sido así, porque el idioma básicamente es una herramienta que se expande por su utilidad. Salvo fenómenos como el hebreo, el francés de Quebec o el catalán mismo, renacido de sus cenizas franquistas, se puede escapar a la extinción a través de un esfuerzo decidido.
      La pregunta es si esto puede hacerse sin la necesidad de introducir el veneno del nacionalismo.

      Abraçada i benvinguda

      Eliminar