NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

martes, diciembre 31, 2013

¿Preocuparse por los animales o por los niños?

Muy frecuentemente, los proteccionistas son criticados por "ocuparse primero de los animales y no de los niños"
Esta es la respuesta para todos aquellos que parten del falso supuesto de que los defensores de los animales NO se ocupan también de los niños.



Poner imágenes así es siempre duro, pero es muy necesario. En este momento, quizás el cerdo sea el animal más torturado del mundo. Y eso es mucho decir, sobre todo tratándose de un ser tan inteligente como un perro.


Veamos el problema desde otro punto de vista... yo soy de los que hacen mucha más campaña por los animales que por los niños, pero lo veo como una campaña que incluye a los niños.
Para mí, ayudar a los animales ES ayudar a los niños.

La diferencia más grande que encuentro entre ambos tipos de activismo es que, mientras los animales son ayudados a pulso por cada uno de nosotros y no hay ninguna organización oficial estatal ni religiosa importante, real, que actúe, que se ocupe específicamente de ellos, los niños son el motivo principal de toda clase de organización política, social y religiosa que exista.
Ayudar a los animales ES
ayudar a los niños

No vamos a encontrar una sola plataforma política, o ningún grupo religioso, de beneficencia, incluso organizaciones a nivel mundial que
no contengan la palabra "niños" entre sus propósitos principales. Supongo que deben ser el objetivo más común luego del mantenimiento de la paz mundial - paradójicamente, porque el deseo de beneficiar, proteger y asegurar el futuro de los niños es la razón más frecuente de las guerras.

¿Cuál es la fotografía más típica de un líder político o religioso? Pues el tío en cuestión levantando a un bebé en brazos. Es el argumento por excelencia, la razón por la cual hacemos todo.

Que todo ese ejército mundial de ayuda a los niños hagan mal las cosas, es otro tema.

Pero los animales no entran en esas organizaciones ni metas. Apenas ahora han comenzado a tener importancia, luego de que los así llamados "animalistas" se juntaran a nivel global gracias a Internet. Los atropellos contra la dignidad animal y la naturaleza son sin cuento, de una crueldad infinita, y constituyen en sí mismos un atropello a la dignidad del niño, ya ni hablemos del adulto.

Supongamos que un día un niño descubre de dónde vienen algunos de sus alimentos que le han llegado en un precioso envase de colores, y ve que provienen de un animal que no ha visto jamás la luz del sol ni ha pisado el pasto, que se ha mantenido en una caja de acero ajustado a su cuerpo para que no gaste energías y engorde, separado de madre apenas nacido, etc etc (ya saben, todo lo que habrán leído en las páginas animalistas)
El maltrato animal es un profundo, disimulado daño moral para los niños.

Eso en sí es un maltrato infantil, pero no lo tomamos como tal. Así que nos ocupamos de su alimento, de su ropa, de su vivienda, mientras le enseñamos tácitamente a que todas las cosas, incluyendo los seres vivientes, pueden ser considerados como objetos útiles hechos para su goce, sin que el sufrimiento causado importe un carajo. Y luego, cuando extienden esa conducta hacia otros animales, como ser los salvajes, o incluso hacia otros seres humanos... nos quejamos. No vemos la conexión, y pensamos ¿qué habré hecho mal?
Aunque por lo general, las personas habituadas a obtener beneficios del sufrimiento animal también suelen ver como *positivo* el progreso personal de sus hijos a través del pisar cabezas (humanas)
Es el mismo movimiento.

El día en que haya oficinas gigantes en las Naciones Unidas dedicadas a los animales, ministerios para el bienestar animal en los países, policías de animales, y que los sacerdotes llamen a la compasión también para los animales, quizás los animalistas tengan más tiempo de ocuparse de sus congéneres crías de homo sapiens.
Pero mientras tanto, ambos grupos no se pueden comparar.

El desequilibrio es ENORME, incomparable, y el maltrato animal es un profundo, disimulado daño moral para los niños.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario